Falleció un bebé wichi de La Mora

Un bebé de 14 meses de vida de la comunidad La Mora, de Tartagal, ubicada a unos 3 kilómetros al este de la ciudad, falleció en el hospital público Masterno Infantil de Salta y según el certificado médico, el deceso del bebé se produjo a consecuencia de un "shock séptico con punto de partida gastrointestinal".

La infortunada criaturita fue velada en el mismo lugar donde nació y permaneció junto a sus hermanitos durante este corto período de vida y luego fue enterrado su cuerpito en un cementerio que tienen los aborígenes de esa y otras comunidades ubicadas a la vera de la ruta nacional 86, al este de Tartagal. Ramón Basualdo y Graciela Segundo son dos jóvenes wichis, padres del chiquito fallecido y de otros 5 niños menores de edad y como tantas familias de originarios, viven en la más absoluta pobreza compartiendo con sus hijos una pieza totalmente precaria.

La pareja de aborígenes asegura que "hacía mucho que estaba enfermo, lo llevábamos siempre al hospital, a veces lo atendían y a veces no".

Según los papás "tenía mucha fiebre, no comía y estaba muy flaquito. El viernes pasado lo llevamos, lo internaron y después le dieron de alta, pero volvimos el lunes porque seguía muy enfermo y de ahí lo mandaron a Salta; murió el día 7 a las 5 de la mañana".

Los padres que son wichi no tienen, por su condición y por su cultura ancestral mucho para decir, pero hablan por ellos las condiciones en las que viven cientos de familias originarias a las que al parecer ni la ayuda social ni lo que consiguen los movimientos piqueteros ni los planes de contención que destina el Estado les llegan de alguna forma.

Quien graficó con claridad la situación de la familia Basualdo en su medio digital informativo fueron los periodistas de Amtena, una radio comunitaria aborigen, que aseguró que el infortunado bebé murió de hambre. "El padre contó que fue como tres veces al hospital de Tartagal sin lograr que lo internen. Cuando lo consiguió lo derivaron a Salta, pero ya era demasiado tarde porque el bebito falleció a menos de 24 horas de su llegada. Lo estaban velando en el dormitorio de la familia y hacía 2 días que no tenían para comer. Por el calor que hacía les pedí un vaso de agua y ni eso tenían", expresaron los comunicadores.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...