Preocupa la falta de organización de la comuna para enfrentar desastres naturales

La sorpresiva tormenta que se registró en la ciudad de General Gemes la semana pasada, con pequeños granizos acompañada por un fuerte viento, cuya fuerza fue comparada por algunas personas con la de un tornado, dejó al descubierto la falta de preparación de las instituciones competentes para trabajar con forma conjunta sobre la consecuencias de algún siniestro natural.

En solo 15 minutos, lo que duró el temporal, la ciudad sufrió la voladura de techos en viviendas de barrios periféricos, la inundación de los barrios ubicados en terrenos bajos, la caída de postes de luz dejando sin energía eléctrica al 60% de la ciudad y la rotura de cañerías de agua provocando el corte del suministro a varios sectores, especialmente al sector del centro.

La situación en poco tiempo se volvió caótica, las instituciones relacionadas con la seguridad de la población, como Bomberos Voluntarios, Policía de la Provincia, Municipalidad y el hospital Castellanos, salieron a brindar asistencia y servicio, pero en forma individual.

Coordinar los trabajos se hizo muy difícil, perdiéndose un tiempo que era muy valioso. Por suerte no hubo que lamentar víctimas, solo pérdidas materiales y una sola familia fue evacuada porque el resto de los damnificados no quisieron salir de sus domicilios por temor a sufrir robos.

Rueda de prensa

Como una primera acción sobre esta situación de falta de organización y para informar sobre las consecuencias del temporal, se brindo una conferencia de prensa con la presencia de los responsables de cada institución, la misma estuvo encabezada por el intendente Sergio Salvatierra.

"En primer lugar, quiero agradecer a las fuerzas actuantes, bomberos, hospital, policía, a la provincia que también colaboró, a los vecinos, quienes pusieron a disposición sus vehículos para poder llegar hasta las familias afectadas y realizar los traslados necesarios, debido que como municipio contamos con un parque automotor en malas condiciones. En los vehículos prestados pudimos llegar hasta la familias más afectadas. En base a nuestro trabajo pudimos detectar a más de 20 familias en situación crítica, pero solo una fue traslada al complejo municipal, el resto lamentablemente no quería dejar sus casas por temor a los robos", informó.

Con respecto a la forma de trabajo en situación de emergencia, el intendente reconoció las falencias. "Lo que pudimos ver es que nos falta mucho para poder afrontar casos de esta magnitud. Por lo tanto, en forma inmediata nos vamos a juntar para hacer un protocolo de emergencia que nos permita trabajar coordinadamente, para poder dar respuestas en forma ágil y efectiva a este tipo de situaciones", declaró.

Falencias, al descubierto

Por otro lado, también el jefe del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, Manuel Calú, hizo referencia a esas falencias. "La madre naturaleza, una vez, dejó al descubierto los puntos más vulnerables. Esto quiere decir que las instituciones estamos trabajando sin un plan de contingencia, lo que nos permitiría no solo dar una respuesta inmediata sino también una respuesta contundente. Creo que esa reunión de la que hizo referencia el intendente debemos llevarla a cabo a la brevedad para formar un protocolo, estandarizar la formas de trabajo de todas las instituciones que quieran formar parte de la comisión de emergencias", afirmó Calú.

Lo primero en colapsar fue el sistema eléctrico, con un transformador estrellado contra el suelo, otro quemado y varios postes caídos que fueron registrados en distintos barrios de la ciudad como en el centro.

Infraestructura obsoleta

"Contamos con una infraestructura muy precaria desde hace muchísimo tiempo en materia de electricidad, necesitamos que la empresa invierta mucho más de sus ganancias en un gran recambio, en esta oportunidad se cayó un transformador por el mal estado de la columna que lo sostenía, hubo varios cortocircuitos y postes que se cayeron en distintos puntos de la ciudad", dijo Eleonora Garraffa, secretaria de Desarrollo Social local.

"Esto no es nuevo. La Municipalidad desde hace tiempo que viene levantando postes que son de Edesa porque la empresa no se hace cargo cuando se caen o están a punto de caerse. Sabemos que esa nos es nuestra responsabilidad, pero debemos tomar intervención porque nuestra responsabilidad es el bienestar de la comunidad, creemos que la empresa debe invertir mucho más en esta ciudad, igual situación pasa con la empresa Telecom", concluyó Garraffa.

Estas afirmaciones fueron avaladas por el intendente de Gemes, Sergio Salvatierra, quien agregó: "Esto lleva mucho años de desinversión, justamente unos días antes que ocurrieran estos hechos, le dijimos a la empresa Edesa que debía realizar muchos cambios en el tendido".

"Y el temporal del pasado jueves dejó a las claras las malas condiciones de muchos de los postes porque se caen con mucha facilidad. Por lo tanto, vamos a tomar cartas en el asunto sobre esta situación, exigiéndole a las empresas a cargo de los servicios tanto de luz como de agua y teléfono que brinden un servicio de la calidad que merecen los usuarios", finalizó el intendente.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...