Construirán 2.000 cisternas  para abastecer de agua segura al Chaco salteño

El Gobierno provincial está trabajando en lo urgente para abastecer de agua a comunidades del departamento Rivadavia. Junto con el Ejército, están estableciendo cuáles serán los corredores que se utilizarán para garantizar la distribución a todas las familias. Ya comenzó el traslado de plantas potabilizadoras para asistir a las comunidades.

Pese a la urgencia, también están trabajando en una solución de fondo a un problema que tiene décadas. Ayer, la ministra de Desarrollo Social, Verónica Figueroa, participó de la Mesa de Gestión y Acceso de Agua del Chaco Salteño, y confirmó que el gobierno de Alberto Fernández financiará la construcción de 2.000 cisternas o "cosechas" que servirán para recolectar agua de lluvia en las comunidades del Chacho salteño.

Mañana llegarán a Salta de Nación el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, para firmar un convenio con la Provincia. Vendrían también funcionarios del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento y se trabaja para precisar cuáles serán los lineamientos del proyecto: el presupuesto o el costo es uno de los puntos principales a definir.

A grandes rasgos, una cosecha con techo colector para 16 mil litros puede costar 150.000 pesos, sin contar gastos de logística.

"Esta reunión se hizo con la idea de ayudar a la ministra de Desarrollo Social, Verónica Figueroa, en la fundamentación para buscar el financiamiento para lo que hoy, según nuestro cálculo, son 2.000 focos o por lugares con necesidades de acceso a agua segura. Este va a ser el desafío de estas horas. Crear un monto que sea real para la construcción de una cisterna", expresó Pablo Fernández Savoy, jefe del Programa Promoción de Derechos en Áreas Rurales y encargado de coordinar la Mesa del Agua.

Desde el organismo, integrado por instituciones que trabajan en la zona y el Estado provincial, coincidieron que 2.000 cosechas de agua son suficientes para dar una solución a aquellas familias que no tienen ninguna fuente de abastecimiento. Los departamentos de Rivadavia y la parte chaqueña de San Martín están señaladas como las zonas críticas donde hay que resolver el problema con urgencia.

"Nosotros estamos trabajando en agua superficial, porque hacer un pozo es un trabajo de riesgo, ya que puede fallar. Puede tener agua salada o contaminada con arsénico o quizás no se llegue a las napas, por lo que sería una exploración para ver si sirve el pozo. Nosotros nos sentamos en la población rural dispersa, donde no vamos a hacer un pozo de 200 metros para una familia con cuatro integrantes", expresó el funcionario provincial.

La cosecha es más económica y los 16.000 litros de almacenamiento son suficientes para pasar lo que se llama la "temporada seca". Una familia que está integrada por cinco personas puede utilizar esa agua durante seis o siete meses para tomar, lavarse la manos y cocinar. "Hay muchas tecnologías y ésta se presenta como una de las más elegidas para el Chaco salteño", agregó Savoy.

El beneficio de las cosechas es que pueden juntar el agua que proviene de la lluvia, pero si las condiciones climáticas no acompañan, un camión cisterna del Ejército, de los municipios o de la Provincia pueden proveer agua a las comunidades. "Muchas veces, se lleva el agua en muy buenas condiciones, pero quien la recibe tiene un tacho de 200 litros que no es apropiado. Se han detectado casos en que utilizan bidones de agroquímicos", expresó el funcionario.

La idea que tienen desde la Provincia es que la obra parta desde la construcción de 100 cosechas y así siga avanzando. Con la base de datos de la Mesa del Agua, ya tienen identificados cuáles podrían ser los primeros 100 lugares donde se instalen "porque es muchísima la necesidad que hay".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...