La esposa de un comerciante de Castañares, actualmente detenido por supuesto homicidio, Liliana Jerez, dijo ayer a El Tribuno que lo que realmente pasó fue un acto de defensa, que nunca hubo intención de matar y que el mismo chico que murió ya había ingresado al comercio y al domicilio particular en muchas ocasiones.

"No nos robó solo a nosotros, sino a todo el vecindario. La noche fatídica sus amigos y su pareja trans lo esperaban al frente, para repartirse el botín, seguramente. Fueron ellos los que lo asistieron cuando estaba herido".

"Quisiera poder relatarle la cantidad de veces que nos despojaron de todo tipo de bienes, incluso de las computadoras de las cámaras de seguridad. También aclaro que algunos canales de televisión mintieron al mostrar imágenes de un robo anterior donde se ve al mismo chico saltar las rejas de nuestro domicilio, pero ese video fue tomado el año pasado", dijo Jerez a El Tribuno.

"Es falso que esas imágenes fueran del hecho este en cuestión. El sábado a la madrugada, cuando ocurrió esto, no había cámaras en ese lugar, ya las habían robado".

"Esa noche yo no estuve en casa, me llevé a mi hija de seis años a dormir a casa de mi madre".

"Y esto porque unos días antes habían entrado a robar e ingresaron a la pieza de mi niña. Esa vez el chico que entró huyó por un ventilete y nos dejó un cuchillo y una zapatilla en su fuga. Es la inseguridad en la que vivíamos la que nos separó la familia de noche".

"Y esa madrugada, a las tres de la mañana mi esposo Ricardo Javier Cuéllar fue al negocio porque sintió ruidos y se dio con el ladrón".

"No sé cómo fueron los hechos en sí, pero esa es la imagen que tengo del relato de mi esposo, a quien visité el martes en Alcaidía".

La joven mamá dijo que ya no se puede vivir. "Nos robaron durante años. Muchas veces los mismos jóvenes, dedicados a la vagancia, a las drogas. Cuántas denuncias propias y ajenas en contra de este chico, con nombre y apellido. Y estaba en la calle".

"Vivía en pareja con un travesti y esa noche esa chica estaba al frente del negocio esperándolo junto con otros jóvenes".

"Yo sé que la situación de mi esposo es delicada en lo que al derecho se refiere. Pero también sé que no hubo intención de causarle la muerte al muchacho, fue en defensa de su hijo que pernoctaba allí, de sus bienes, de sus 30 años trabajando".

"Para que entienda lo que digo, cuando llegué yo esa madrugada, a mi esposo lo estaban deteniendo. Le pregunté y me dijo: "Le disparé para que se vaya, y huyó. No creo que lo haya herido'. Por eso sostengo que no hubo intención, lo conocíamos, vivía enfrente. Esto es tristísimo, pero más triste es que parte de sus propios familiares nos ofrecieron su apoyo".

"Y eso es porque saben en qué infierno vivía este joven. Lo cierto es que con la detención de mi esposo también se detuvo su negocio, nuestra fuente de ingreso, porque él lo hacía todo. Él manejaba todos los números y tenía todo en regla. Yo me quedé con mis hijos menores y bueno estoy recibiendo la ayuda de sus hijas mayores".

"Lo necesitamos, sus hijos menores lo necesitan", dijo la esposa del comerciante detenido.

El caso

El caso es investigado por a fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en feria, María Luján Sodero Calvet.

El hecho en sí se produjo el sábado a la madrugada en la manzana 30 del grupo 648, de barrio Castañares. Un joven de 20 años resultó herido de bala cuando aparentemente había entrado a robar al comercio propiedad de Ricardo Cuéllar, en el interior del negocio se produjo el encuentro entre el propietario y el visitante furtivo.

En circunstancia que la fiscalía intenta dilucidar, el ladrón que había ingresado munido de una arma blanca, al parecer, intentó fugarse recibiendo un disparo realizado en la penumbra de la madrugada por Cuéllar.

El joven salió de la propiedad por sus propios medios siendo recibidos en las inmediaciones por un grupo de jóvenes entre ellos su novia o pareja trans.

Luego de la asistencia pública, el joven falleció en el hospital San Bernardo.

Para la mayoría de los vecinos, fue un hecho lamentable pero ninguno condenó al comerciante porque aseguran que actuó en defensa de lo propio, ya que el mismo había sufrido incontables robos, algunos que pusieron en riesgo incluso la vida de sus hijos menores.

"De noche, despachaba a su esposa y a su hijita a casa de su suegra, por seguridad", dijeron.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...