Kobe Bryant, genio en la NBA y también en los negocios

Kobe Bryant fue uno de los deportistas mejor pagados en la historia. En 2016, el jugador de básquetbol, quien fuera una de las estrellas de Los Ángeles Lakers, decidió retirarse, convirtiéndose en el tercer jugador con más anotaciones de la NBA detrás de Kareem Abdul-Jabbar y Karl Malone. Sin embargo, las ganancias de su carrera fueron mayores a las de ambos y de otras figuras.
Ahora el mundo se despide del que fue cinco veces campeón de la NBA, dos veces máximo anotador y reconocido en dos ocasiones como mejor jugador del torneo. De gestionar su legado y herencia se ocupará ahora su esposa, Vanessa, y sus tres hijas, Natalia (17), Bianka (3) y Capri (7 meses). 
En 2016 figuró en la posición 33 en el listado de los emprendedores americanos más ricos por debajo de los 40 años. Ese mismo año se colocó en el décimo lugar en la lista de los atletas mejor pagados del mundo. De acuerdo con los reportes de Forbes, durante su carrera de 20 años, Bryant recibió $680 millones de dólares en sueldos y contratos publicitarios. De 2010 a 2016 tuvo el salario más alto de la NBA y, por si fuera poco, fue la imagen de marcas como Nike, Hublot y Panini.
Cuando todavía faltaban tres años para que se retirara de la NBA (2016), Bryant ya había entrado de lleno en el mundo de los negocios y las inversiones. En 2013, el legendario jugador de los Lakers cofundó, junto con el empresario Jeff Stibel, el fondo de capital riesgo Bryant Stibel, que a día de hoy dispone de cerca de 1.900 millones de dólares en activos. La firma nació “para proporcionar estrategia, capital y soporte operativo a las empresas con un enfoque en tecnología, medios y datos”, tal y como reza el comunicado del lanzamiento.
Hoy, la figura y el legado de Bryant, fallecido el domingo pasado en un accidente de helicóptero junto a su hija Gianna y otras siete personas en Calabasas (California), no pueden entenderse sin combinar la faceta puramente deportiva con la empresarial. 
Desde que Bryant salió oficialmente de las canchas, las publicaciones y portales de seguimiento dejaron de calcular su patrimonio. Sin embargo, a sus inversiones hay que sumarles sus ingresos por publicidad con firmas como Nike, así como las ganancias derivadas de su faceta como productor de cine o escritor. 
También hay que recordar el buen olfato a la hora de elegir dónde poner dinero: el mejor ejemplo es el de la bebida energética Body Armor, en la que Bryant invirtió cuando estaba valorada en cinco millones de dólares, antes de que fuese comprada casi en su totalidad por Coca-Cola, con una valoración final de casi 200 millones.
Después de su retiro, Bryant continuó abriéndose camino en los negocios al fundar Granity Studios, una plataforma enfocada a difundir contenido audiovisual relacionado con historias creativas del ámbito deportivo. Fue a través de este canal por el que escribió y desarrolló “Dear Basketball”, el pequeño documental que se llevó el Oscar al mejor cortometraje de animación en 2018. También, desde esta plataforma, Bryant lanzó varios libros, incluyendo su autobiografía.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...