El grupo Allá Ellas estrena “Entonces la tierra”, de Virginia Montaldi

El colectivo artístico subió a su galería on line la serie “Entonces la tierra”, de Virginia Montaldi” ternera entrega de los motivos sobre elementos de la naturaleza que se inició con “Entonces el aire”, de Silvia Katz; continuó con “Entonces el agua”, de María Laura Buccianti; y se completará con “Entonces el fuego”, de Gabriela Zanandrea. 
En esta ocasión son dibujos de tamaños muy variados, realizados con tintas y acrílicos sobre papel, “un conjunto de acuarelas que no abandono por ahora y que inicié en 2017”, aclaró Montaldi. De ellas, hay un par de obras con líneas discursivas que se tejen desde un espacio bidimensional a otro tridimensional.


En una posible lectura de “Lluvia” el espectador tomará como punto de partida una estrella que con su presencia luminosa semeja una nave nodriza que deja caer una lluvia dorada sobre una casa arquetípica. Por una orilla de ese dibujo la transparencia del soporte de la obra permite que se cuele un personaje femenino, absorto, ante la decisión de adentrarse en una “casa-libro”, otro mundo de ventanas y puertas abiertas, salvo que, de trasponerlas, su camino la llevaría hacia las profundidades. Debajo una caja de cartón de trazos simples podría hacer asumir al que la contempla que es una síntesis de las dos viviendas dibujadas. 
Este recurso se repite en “Torre”, donde un personaje femenino se trepa al techo de una casa -esta, a su vez, apoyada en otros objetos de madera- para ¿interpelar? a otro personaje femenino de proporciones desmesuradas, venido, merced de la transparencia de las hojas, de otra obra. 


“Tengo una colección de objetos que me seducen. En otras épocas los retrataba en las pinturas, ahora los incluyo. Cajitas de cartón, pedazos de madera, hojas y flores de plástico, restos de objetos informáticos. Los veo y son como una corazonada, se archivan y después encuentran su lugar”, develó Montaldi. 
Mientras, fue agradable recorrer “Lluvia 2” (foto a la izquierda en esta página), una imagen producida en enero de este año, con la autora. “Un cocodrilo, lluvia y una colchoneta. Si pensamos en un inflable sería un conjunto de elementos que nos une al verano, la pelopincho o el club. Sacarle la apariencia de inflable al cocodrilo puede llevarnos a otras sensaciones, a otra percepción de la escena. Invertir el orden. Opté por el cocodrilo para invitarlo a ser el que se acerca inesperadamente, un intruso amenazante, el compañero en el que no podemos confiar. Pero estas son especulaciones a la hora de producir no necesariamente son un resultado. Disponemos elementos dentro del espacio del papel y después viene la relación autónoma de ellos con quienes los consumen”, definió, al anticiparse a la muchas miradas que asignarán diversos significados a la serie.


Consultada acerca de si en esta selección de obras la idea de tierra está más relacionada con lo terrenal que con el elemento mismo, señaló: “Hay una relación de la mujer que aparece en las tintas y la tierra como elemento. En otras obras de esta serie que no fueron seleccionadas para la galería, ella está bajo tierra, comiendo tierra, mirando raíces. Pensar la tierra como espacio habitable, como cuerpo. En estos últimos tres años hay en mi trabajo una reflexión sobre el paisaje como tema. Modos de pensarme en el paisaje. El cuerpo como superficie de impacto, como lo es la tierra”.

Vivir en pandemia

Egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón en 1998, en Buenos Aires, ha obtenido importantes premios y menciones. También, becas de estudio y para análisis y producción. 
Sus obras forman parte de las colecciones del Museo de Arte Contemporáneo de Rosario de Santa Fe, el Museo de Arte Contemporáneo de Salta y del Patrimonio Provincial de Salta.
Actualmente es docente de la Escuela Provincial de Bellas Artes de Salta Tomás Cabrera y forma parte del grupo producción Allá Ellas.
Puesta a valorar la transversalidad de la pandemia, incluso como posible punto de partida o resignificación de su serie “Entonces la tierra” aclaró: “Sinceramente no están relacionadas. A la hora de trabajarlas tuve en cuenta sensaciones de mi vida cotidiana, luchas personales, pesares y miedos que transito desde mucho antes de esta situación sanitaria y social tan particular. De alguna manera los elementos fuera de proporción o de contexto pueden llegar a dar alguna idea de extrañeza muy acorde con la falta de lógica y estabilidad que vivimos actualmente”. 


Sin embargo, dejó unas líneas sobre este tiempo histórico, al que está pensando atenta y detenidamente. 
“El día a día de cada uno es un despliegue de estrategias, un lidiar con las limitaciones propias y del contexto. Sigo trabajando y el 15 de abril abrí un espacio para que se pueda ver una edición de estas obras. Hay público y a pesar de lo difícil que viene el 2020 muchos decidimos que la producción artística es una necesidad. Muchos me acompañaron en ese proyecto y estoy muy contenta por ello”, relató. No faltó la consulta acerca de la esencialidad del arte. “La producción artística me ayuda en tiempos difíciles. Es un modo e estar. Pintar es la válvula de la olla de presión para mí”, sintetizó. 
 

Temas

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...