Adrián Zigarán: “El primer objetivo que el gobernador Sáenz  me encomendó es el de pacificar a Aguaray”

Formalmente el lunes 19 de octubre Adrián Zigarán se instalará en la Municipalidad de la norteña localidad de Aguaray para iniciar la tarea y cumplir los objetivos que el gobernador de la Provincia, Gustavo Sáenz, le encomendó al momento de designarlo al frente de esa comuna en el cargo de interventor y hasta las próximas elecciones.
Zigarán se refirió a cómo llevará a cabo esa intervención, cómo designará a los funcionarios que lo acompañen, el diálogo que tendrá con las empresas petroleras y de otras actividades productivas que se desarrollan en jurisdicción de ese municipio, entre otros temas. 

Desde su mirada, ¿qué imagina que decidió al gobernador a designarlo a usted como interventor? 
Con el gobernador nos conocemos hace más de 20 años militando dentro del Partido Justicialista. Él fue presidente de la Juventud Peronista de la provincia y yo de la JP de la capital. Pero más allá de eso creo que él sabe que conozco el norte y por eso en los primeros meses del año me mandó a reforzar el trabajo que se hacía en la zona del Chaco salteño cuando estábamos atravesando otra crisis sociosanitaria e hídrica. Como quizás muchos ya lo saben, fue en esa circunstancia que me tocó detectar que se estaban robando los caños del GNEA y fotografiar esa maniobra. Quiero aclarar que el cargo de interventor no es un premio a la foto que tomé en ese momento, sino que creo que el gobernador sabe que conozco esta región, porque hace más de 10 años que la recorro, conozco en general a los protagonistas de la vida política, económica y social de ese departamento. Seguramente si no conociera la zona nunca me habría dado cuenta que se estaba configurando el millonario robo de las instalaciones del GNEA. Pero además de eso creo tener su confianza. 

¿Cuál fue la primera misión que le encomendó el gobernador Sáenz?
 Hubo una denuncia de una persona del propio espacio político del intendente Enrique Prado que desencadenó toda esta situación y a raíz de esto actúa el Poder Legislativo y el gobernador designa al interventor como lo indica la Constitución provincial. Por eso lo que me encomienda el gobernador es pacificar, volver a la normalidad a la comunidad de un pueblo como Aguaray que siempre fue pacífico, tranquilo y, sobre todo, acostumbrado a tener intendentes ordenados. El esfuerzo estará puesto en unificar a todos esos vecinos, a recuperar ese espíritu de comunidad porque el año que viene en las próximas elecciones volverán a decidir quién sea el hombre o la mujer que ocupe el cargo de intendente. Este remedio constitucional de la intervención es para que el municipio siga trabajando administrativamente. Además, la intervención no ha sido para los dos poderes porque primero la Legislatura y después el gobernador entendieron que podemos trabajar en conjunto con el Concejo Deliberante, cada uno cumpliendo el rol que a cada uno le corresponda. 

“Veremos si está o no sobre dimensionada la comuna. No voy a abrir un juicio de valor. La gente debe estar tranquila”. 
 

Uno de los reclamos de la comunidad hacia Enrique Prado era que había nombrado más de 30 funcionarios y cuatro asesores letrados. ¿Ya tiene pensado quién lo acompañará en su gestión?
 Voy a Aguaray con un solo profesional que es un contador. En el interior siempre hay un mito de que cuando llegan los de capital vienen con un montón de gente, pero nada más lejos de la realidad. Mientras menos funcionarios lleve y logre sumar a la gente que necesito en diferentes áreas pero que sean de Aguaray, estoy seguro de que los resultados van a ser mejores. Hoy sábado -por ayer- antes de asumir, estoy trabajando con Matías Posadas de la Sindicatura General de la Provincia para pedirle que realicemos un corte contable a la fecha. Esto es algo así como una foto de la realidad actual en términos económico, patrimonial, en cuanto a la planta de personal -recursos humanos- que tiene el municipio de Aguaray para saber dónde estamos parados. En este momento esos datos los desconozco, pero una vez que esté allá seguramente podré conocer el estado patrimonial, económico, financiero y si está o no sobredimensionado de personal el municipio de Aguaray. No voy a abrir un juicio de valor y la gente se tiene que quedar muy tranquila. 

“Mientras menos funcionarios lleve y logre sumar gente de Aguaray, los resultados van a ser mejores”.

¿La intervención llega con muchos recursos económicos? 
 Además de pacificar a la comunidad, mi objetivo será conseguir la mayor cantidad de recursos provinciales y nacionales porque me gusta comprometerme y eso implica que voy a pelear cada peso que ande dando vuelta para que lo invirtamos en Aguaray. Este pueblo viene de una gran postergación porque hace 20 años que no se hace una vivienda, tema que ya hablamos con la gente del IPV. Los recursos van apareciendo en reuniones y de mí dependerá lograr que el próximo intendente que venga encuentre a su comunidad en un envión, en crecimiento en todo sentido. Hoy sabemos que por el tema de la pandemia ha bajado muchísimo la recaudación, pero yo tengo la esperanza de que con creatividad se puedan lograr muchas cosas. Además, como me expresó el gobernador, la pacificación en Aguaray es importante pero no menos importante son la COVID y el dengue. Cuando llega fin de año, los que conocemos el norte sabemos que hay un clima social bien complicado y que no será fácil. Pero estoy dispuesto al desafío y de que en Aguaray esté todo más que bien.

En la última década se sumaron miles de hectáreas de campo dedicadas a los cultivos extensivos.
Sobre este punto existe una controversia en relación con la actividad de las empresas agrícolas de ese lugar: a diferencia de las petroleras, ninguna tributa por ningún concepto en el municipio de Aguaray. 

 

Seguramente será necesario el apoyo de las empresas de la zona a quienes el conflicto social las afecta más que a nadie...
Es así, pero ese es otro mito de las riquezas que manejan las empresas petroleras, que en la realidad están pasando un momento muy complicado. Tenemos un déficit entre el dólar oficial y el blue, están con las tarifas congeladas y muchos otros inconvenientes. Pero eso no quita que van a ser visitadas por este interventor porque siempre tuve el mejor diálogo con todos ellos. Con la gente de TGN (Transportadora de Gas del Norte) hemos trabajado por años, por eso seguramente vamos a visitarlos como al resto. Pero antes tenemos que ver cuál es la necesidad de Aguaray, por dónde pasan sus requerimientos como comunidad y conocer acabadamente la situación económica, patrimonial, financiera y de recursos humanos y personal de ese municipio con el que me comprometo en un ciento por ciento para lograr los mejores objetivos.
.
.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...