Aseguran que más personas  denunciarán al excura Aguilera

Con las expectativas puestas ahora en lo que definirá la Corte de Justicia, aseguran que la sentencia de la Iglesia animó a otras personas a denunciar al excura José Carlos Aguilera. Ayer, el Arzobispado de Salta comunicó oficialmente la sentencia que dictó el Tribunal Eclesiástico. Lo encontraron culpable de abuso y le quitaron el estado clerical.

El ahora exsacerdote fue denunciado en la justicia canónica por 6 personas, además, 2 de ellos asentaron también la denuncia penal que espera saber si la Corte hará lugar a la prescripción dictada. "Se comunicaron 4 víctimas más que no lo habían denunciado porque tenían miedo. Le van a hacer denuncias penales", indicó Gerardo "Bafle" Montaldi. El exfuncionario municipal se puso a la cabeza de los denunciantes del exsacerdote. El enfrentamiento entre Montaldi y Aguilera llegó incluso a abrir un proceso judicial paralelo y se comenzaron a cruzar las denuncias. Aguilera lo acusó de extorsión junto a dos de sus denunciantes y apuntó también contra los sacerdotes que lo juzgaban. La Justicia civil ya había desestimado la acusación del religioso y se sumó ahora la Iglesia Católica que lo condenó también por "denuncias de acusación falsa".

"Una vez más hemos de dirigirnos al pueblo de Dios que peregrina en Salta y a la sociedad entera para comunicar con dolor y vergenza que el Pbro. José Carlos Jorge Aguilera Tassin ha sido considerado culpable por el tribunal colegiado conformado por orden de la Congregación para la Doctrina de la Fe y compuesto por tres sacerdotes de fuera de la Arquidiócesis, que entendió este proceso", indica el comunicado del Arzobispado. El Tribuno accedió el martes a lo dispuesto por el tribunal y ayer publicó la sentencia en exclusiva. Los sacerdotes que participaron del proceso eclesiástico vinieron desde Jujuy y Tucumán.

Esta es al tercera sentencia que dicta el Tribunal Eclesiástico del Arzobispado de Salta. La primera fue al sacerdote Néstor Aramayo; la segunda a Lamas, que fue apelada y ratificada luego por el Vaticano. A las que se les sumó la de Aguilera, exrepresentante de la pastoral juvenil. 

 

"El proceso canónico dio confiabilidad. Esto es histórico, son seis denuncias. Hace dos años me decían que esto no iba a lograr nada. Ahora sacamos dos manzanas podridas del cajón. Tuve que soportar el agravio, la calumnia publica, mi familia padeció horrores, en lo personal me han destruido. Pero no me importa, estoy feliz", manifestó Montaldi y aseguró que nunca dejó de ser católico.

La sentencia -que le ordena pagar "las costas del proceso eclesiástico" de cien mil pesos- será apelada por Aguilera.

Este es la tercera sentencia en casos de sacerdotes acusados de abuso dictada por el Tribunal Eclesiástico, que funciona desde 2017. La primera fue contra el sacerdote Néstor Aramayo; la segunda contra Emilio Lamas que fue apelada y ratificada por el Vaticano y ahora la del exdirector de la pastoral juvenil.

Cuatro de los seis denunciantes pertenecen a la misma familia. Dos de ellos son familiares de Montaldi. "Operaba en las familias, se ganaban la confianza. En los testimonios hay varias coincidencias, las víctimas son todos chicos huérfanos, madres solteras, todos en situación de vulnerabilidad. Esto es lo perverso", aseguró Montaldi, quien apuntó además a la falta de comunicación y los "secretos de familia". "En nuestra generación te enseñaban el "lo que se habla en esta casa queda en esta casa'", dijo.

La derivación de los expedientes eclesiásticos fue uno de los roces entre la Justicia ordinaria y la canónica. Desde la Iglesia aseguraron que luego de las últimas disposiciones de las cúpulas eclesiásticas, "se envía todo lo que pide la Justicia".

Con sentencia dictada, las expectativas se trasladaron ahora al fuero civil. "Esto le tiene que marcar la cancha. Pregunto cuándo se pondrá a laburar la Corte de Salta, cuando van a dejar de encubrír a estos degenerados, Baldi, Zanchetta ya no hay más tiempo para dilatar los juicios", desafió el Bafle.

"Los delitos de unos pocos no pueden esconder el servicio diario a la comunidad de tantos y tantos", finaliza el comunicado del Arzobispado.

Sobrevivientes no creen en la Iglesia

“El compromiso de esta Arquidiócesis por conseguir ambientes sanos para nuestros niños, adolescentes, jóvenes y personas vulnerables es irrenunciable. Mientras, agradecemos su valentía, tenacidad y coraje, acompañamos a las víctimas en su dolor buscando su sanación completa”, reza el comunicado del Arzobispado. 
Sin embargo, desde la red local de sobrevivientes de abusos eclesiásticos hicieron saber su descontento a través de las redes sociales. Trazando un paralelismo del caso Lamas y Aguilera (ambos fueron acusados por una misma persona), indicaron no creer en los procedimientos por ser “parte de maniobras de la propia curia local para encubrirse a sí mismos”. Marcaron las trabas que deben enfrentar las víctimas que se someten a los procesos eclesiásticos que son “para disuadir a las víctimas de que asistan a la Justicia ordinaria y para crear la falsa sensación de que se ‘hace algo’ contra los abusadores. Cuando en realidad, tenemos que enfrentarnos a las influencias y el poder de la Iglesia sobre la propia Justicia para poder hacer avanzar nuestras causas en búsqueda de verdad”, dijeron. También apuntaron contra los manejos de los archivos eclesiásticos, que llegaron a un allanamiento del Arzobispado por el caso Lamas: “La Iglesia no se presenta a abrir los archivos de sus juicios por voluntad propia, para que esas investigaciones estén al servicio de la Justicia ordinaria. Es más, en los propios juicios los testimonios quedan guardados bajo ‘secreto pontificio’, con la amenaza de la expulsión de la Iglesia a quienes se animen a revelar los horrores de esos juicios secretos”. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...