Un bebé prematuro fue declarado muerto por médicos de un hospital de Puebla, en México, pero cuando su padre llegó a la morgue para llevarse el cuerpo, descubrió que estaba vivo. “Me dijeron que nació muerto. Fui a buscarlo con la funeraria para que le dieran el pase y fuéramos a recoger al feto, pero resulta que cuando nosotros entramos y el señor de la funeraria destapó el cuerpo para que pudiera reconocer al bebé, presentaba signos vitales todavía”, explicó el padre al canal Meganoticias Puebla.

“Cuando llegamos nosotros a retirar el cuerpo, nos percatamos que empieza a llorar y a moverse, le dijimos al papá que se acercara y él también vio que estaba llorando, entonces bajan a la doctora que es la que hizo el certificado de defunción,”, declaró por su parte el dueño de la funeraria, Miguel Ángel Flores, a Telediario.

Los medios mexicanos compartieron un desgarrador video en el que el hombre se da cuenta de que su hijo sigue vivo. “Está llorando el niño, está vivo”, le dice al personal médico. “Resiste mi amor, resiste papito, resiste chiquito”, lo alienta mientras el bebé hace unos pequeños gemidos. “Diosito mío, acompaña al bebé, acompáñalo que está vivo”, suplicó el padre.

Nació con 23 semanas de gestación

El bebé estaba en una situación complicada, había nacido a las 4.29 del miércoles tras tan solo cinco meses de gestación, indicó el sitio 24 Horas Puebla.

Según explicó el padre, su esposa acudió al hospital IMMS La Margartita por problemas de hipertensión y los médicos decidieron inducirle el parto para evitar posibles complicaciones en el embarazo.

Tres horas después, los mismos profesionales daban al bebé por muerto y lo dejaron en una heladera de la morgue junto con cadáveres, órganos en estado de descomposición y extremidades amputadas. Estuvo allí durante más de dos horas hasta que su papá y el dueño de la funeraria se percataron de que seguía vivo.

Al ser cuestionados por el padre, los médicos alegaron que el bebé había revivido “por obra de Dios”.

El hospital informó a través de un comunicado que se aplicaron los protocolos del recién nacido prematuro extremo, pero que no presentó signos vitales, por lo que se certificó el fallecimiento.

Ahora el pequeño se encuentra internado en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. El centro médico advirtió que “por su prematurez extrema, lamentablemente su pronóstico de vida es reservado”.

Las autoridades están investigando el caso para decidir las medidas que tomarán al respecto.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...