"La confianza" habría sido la  estrategia del cura Chauque Perales

Los denunciantes del cura Horacio Chauque Perales coincidieron en sus testimonios. Ambos apuntaron a que el sacerdote tenía una estrategia: ganarse su confianza y la de sus familias para luego cometer los abusos, por los que se pidió su detención.

El sacerdote fue apresado hace unos días por denuncias radicadas hace un año ante la fiscalía penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo de Rodrigo González Miralpeix.

La primera denuncia penal fue radicada en septiembre de 2019 por un joven que indicó haber tenido 13 años cuando conoció al sacerdote en la Vicaría Cristo Rey de villa Los Sauces. El joven colaboraba en las actividades pastorales. En su testimonio ante el fiscal, el adolescente relató que el sacerdote se ganó su confianza y la de su familia. Hasta que en 2014 "comenzó a someterlo a tocamientos inapropiados". Tocamientos que, señaló, se repitieron en otras oportunidades hasta que el cura fue trasladado a otra parroquia.

Dos meses después se asentó la segunda denuncia. Otro adolescente señaló que lo conoció en el 2016, en la última parroquia por la que pasó el cura: Nuestra Señora del Tránsito, del barrio Tres Cerritos. En este caso se indicó también que el cura primero entabló un "vínculo de confianza". Posteriormente, "comenzó a someterlo a tocamientos y a un trato inadecuado". En el 2017, según testificó, después de mantener una conversación "incómoda" con el cura, Chauque Perales "lo sometió sexualmente".

Ante los testimonios recogidos hace un año, el fiscal González Miralpeix imputó hace unos días al sacerdote por "abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización y duración, agravado por ser el imputado ministro del culto católico". Por lo denunciado durante su estadía frente a la iglesia del Tránsito, la imputación además es por "abuso sexual con acceso carnal agravado". El sacerdote se negó a declarar. Los dos jóvenes coincidieron también en que el sacerdote intentó comunicarse por redes sociales y telefónicamente para mantener el vínculo.

Antecedentes

El religioso tiene además un proceso administrativo eclesiástico cerca de tener sentencia canónica. Lo juzgará el propio arzobispo Cargnello por ser un "proceso administrativo penal" y no un juicio canónico. Este proceso es mucho más corto que el juicio y se decide por él cuando hay "claridad en las pruebas". El cura durante este proceso no tiene abogado defensor, aunque puede tener asesores. El exrector de la Universidad Católica y actual párroco de la iglesia del barrio Solidaridad, Jorge Manzaraz, es quien asesora a Chauque en este fuero. En lo penal, hasta el momento es representado por defensor oficial.

Antes de las denuncias penales, las acusaciones habían llegado a la Iglesia. En el fuero canónico son 3 los denunciantes. Desde la Iglesia aseguran que acompañaron a las víctimas a radicar las denuncias penales mediante la Comisión de Víctimas que se constituyó por decisión del Vaticano en un contexto en que las noticias por abusos eclesiásticos crecen en todo el mundo.

A pesar de las disposiciones del Arzobispado, se apunta y cuestiona a la Iglesia. Varias personas sostienen que antes de ser ordenado, Chauque Perales había sido cuestionado por el seminario en que se formó e incluso se llegó a suspenderlo entre el 2007 y 2008 por comportamientos "inapropiados".

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...