Ciberdelito: Un caso de estafa que es  emblemático

Como una víctima más de los delitos cometidos desde las cuentas a clientes bancarios, Roberto César Canseco, un trabajador del ingenio San Isidro en la localidad de Campo Santo, denunció la sustracción de $ 34.000 desde su cuenta de caja de ahorro, correspondiente al sueldo de septiembre.

Además, su cuenta fue utilizada para la solicitud de un préstamo de $80.000, dinero que no solicitó, que no retiró pero que ahora tiene que devolver.

La historia empieza para Canseco el día 8 de septiembre, cuando realizó los últimos movimientos de su cuenta de sueldos. Tras realizar una extracción, el tickets indicaba que aún le quedaban en su cuenta un saldo de $34.840,80. No volvió a recurrir al cajero automático hasta el 24 de septiembre. En esa fecha realizó una consulta donde se dio con la triste novedad que solo le quedaba como saldo un total de $1.840, es decir $33.000 menos de lo que debería haber depositados.

También un préstamo

"Ese mismo día realicé la denuncia correspondiente porque el dinero que me sustrajeron era mucho. Al día siguiente me doy con otra novedad, no podía ingresar a mi cuenta del banco (Home Banking). Después de varios intentos por recuperar mi clave, accedí a mi cuenta y al hacerlo descubrí que no solamente me habían vaciado la cuenta, llevándose los 1.800 que quedaban, sino que habían solicitado un préstamo personal por $80.000 a mi nombre, el cual fue retirado por un desconocido y lo hizo por mandato. Para sacarme los $33.000 también usaron la misma modalidad", explicó.

Retirar dinero por mandato es una medida adoptada por los bancos para este tiempo de pandemia, por medio del cual le permite a una persona que no posee una tarjeta de débito realizar una extracción desde cualquier cajero automático.

El préstamo de $80.000 fue otorgado el pasado 15 de septiembre y lo retiraron en varias extracciones hasta el día 24, usando la modalidad de mandato, las extracciones se realizaron desde una sucursal de la provincia de Tucumán, que es la provincia de procedencia del trabajador del ingenio.

Debido a todos estos movimientos realizados sin su consentimiento, la víctima de la estafa realizó una denuncia en la comisaría de Campo Santo y solicitó la baja de la tarjeta.

"Realicé la denuncia policial en la comisaría de Campo Santo y me comuniqué con el banco para que me la recibieran, la denuncia fue recibida por un empleado, el día 28 me confirmaron que la cuenta ya estaba bloqueada", explicó.

Ya el día 15 de octubre la víctima de esta estafa se comunicó nuevamente con el banco desde donde le indicaron que hubo una transferencia a su cuenta de $40.000 que podía retirar por ventanilla con su DNI. "Mi respuesta fue que no iba a sacar algo que no es mío", dijo.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...