La Policía se prepara para desalojar el campo de la familia Etchevehere

Tras la decisión de la jueza de segunda instancia María Carolina Castagno, que ordenó la inmediata restitución del campo Casa Nueva, Dolores Etchevehere -quien se encuentra dentro del predio junto a integrantes del Proyecto Artigas- se manifestó públicamente a través de un audio y señaló: ‘Me van a tener que sacar muerta‘. Mientras tanto, ya llegó a la propiedad en Santa Elena, Entre Ríos, la notificación para el desalojo.
‘Una vez más la justicia de Entre Ríos falló a favor de los poderosos, a favor de los corruptos, esto es un ejemplo de lo que yo viví a través de estos once años de calvario‘, dijo Dolores Etchevehere, en alusión a su madre -Leonor- y a sus hermanos.
‘Cada vez que yo trato de ejercer mis derechos hereditarios, mis derechos naturales, siempre la justicia de Entre Ríos favorece a los corruptos, acepta sus órdenes‘, insistió Dolores, quien se mostró tajante. ‘No voy a salir de acá, me van a tener que sacar muerta‘, expresó.
En el fallo judicial se dejó en claro que el uso de la fuerza para la restitución de la propiedad se debe utilizar solo en la medida de lo indispensable. La medida fue celebrada por Leonor Etchevehere y sus hijos, acompañados en ese momento por la presidenta de PRO, Patricia Bullrich, quien llegó a Entre Ríos para brindarles su apoyo. ‘Yo creo que va a salir porque es una mujer inteligente y va a aceptar el fallo de la Justicia, no puede ser de otro modo‘, aseguró Leonor sobre su hija, tras la decisión de la Justicia.
En primera instancia, el juez subrogante Raúl Flores había instado a las partes a alcanzar a un acuerdo, ya que entendía que la situación se daba en el marco de un conflicto familiar. Por ello, había rechazado el desalojo de quienes se encuentran en Casa Nueva.
La llegada de los efectivos
El panorama en Casa Nueva se modificó por completo unos instantes después de la decisión de la jueza Castagno. El acampe dispuesto por productores, del otro lado de la tranquera que da la bienvenida al campo, se llenó de efectivos de seguridad.

A poco más de una hora de la decisión judicial, la Policía de Entre Ríos tenía en su haber la notificación para el desalojo. La llegada del escrito fue celebrada con aplausos por quienes se encuentran apostados en la banquina, en defensa de la propiedad privada.

El número de policías se multiplicó tras la notificación y, a medida que avanzaron los minutos, los hombres y mujeres de la fuerza despejaron la zona de ingreso a Casa Nueva para conformar un cordón entre efectivos de las distintas reparticiones de la Policía de Entre Ríos.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...