Desalojaron el  asentamiento de  Nueva Esperanza

Ocho mujeres y 23 niños fueron desalojados del asentamiento Los Pinos, ubicado dentro del barrio Nueva Esperanza, en el municipio de San Lorenzo, en un operativo policial del que participaron más de un centenar de efectivos.

Las familias que se habían asentado en el lugar desde hace un año y dos meses aproximadamente sabían que era ilegítimo, pero explicaron que lo hicieron por no tener vivienda. Desde las 7 de ayer los policías comenzaron a desarmar las ocho casillas que habían armado.

Lucero Leiseca, de 25 años, contó: "La policía vino y desarmó nuestras casas. Nos sacaron todas las cosas del predio. Quedamos en la calle".

La joven, madre de un niño de siete años, trabaja como vendedora de ropa en el centro y pidió una solución. "Nadie se acercó a darnos ningún tipo de solución, ni a decirnos nada. Aquí hay dos niños con discapacidad y tres embarazadas", afirmó.

Añadió: "La mayoría de las mujeres somos madres solas a cargo de nuestros hijos. Decidimos venir y meternos acá. Yo antes vivía en villa Asunción y después alquilaba por la zona con mi expareja".

Aseguró que presentaron notas ante diferentes organismos como Tierra y Bienes, el IPV y en la Municipalidad de San Lorenzo para pedir ayuda. "Esperábamos que alguien nos dé una solución, pero nos llegó el desalojo el viernes 6 de noviembre porque apareció un dueño y la jueza lo autorizó".

Orden judicial

El operativo de desalojo estuvo a cargo de más de 100 efectivos, varios pertenecientes a Caballería e Infantería de la Policía de Salta, e involucró unos 10 vehículos de la fuerza. A la orden la dio la jueza Ada Zunino. La fiscalía a cargo de Pablo Paz había imputado a las ocupantes y solicitado el desalojo.

"Cumplimos con una orden judicial, no estamos acá para reprimir a nadie", dijo uno de los policías que estuvo a cargo del operativo.

Nelvi Coca (36), otra de las mujeres desalojadas, expresó que es madre de una niña de cuatro años, un niño de dos y que está embarazada.

"Yo sufrí violencia de género. Antes vivía en otro terreno pero apareció la dueña y tuve que salir. Ahora me dejan otra vez en la calle. No tengo donde ir con mis hijos", sostuvo.

"Esta mañana nos tiraron todo. Fue un llanterío total, tanto de parte de nosotros como de nuestros hijos. Ahora estamos a la intemperie. No sé cómo figuran estas tierras. Supuestamente era un área verde de uso institucional pero ahora apareció un dueño", hizo hincapié.

"A mis sobrinas las tuvimos que llevar a la casa de un vecino porque están muy asustadas. Estamos levantando todas las cosas porque, si no, se las llevará la policía y habrá que ir a buscarlas a Ciudad Judicial. Es una pena todo esto", dijo Marina (30), hermana de una de las mujeres desalojadas. Según la joven, todas tienen expedientes en el IPV y están a la espera de una solución.

La mujer contó que su hermana tiene 24 años y es madre de cuatro niñas, por lo que ella se acercó a ayudarla.

Al consultar al IPV por la situación, desde el organismo respondieron: "Esas tierras no son del IPV como tampoco intervenimos en la denuncia para el desalojo.

En caso de que las familias estén inscriptas aquí deberían participar en los sorteos, que es la forma de adjudicación".

 

 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...