Familias afectadas  por las lluvias en  Rosario de la Frontera

Tras las últimas tormentas ocurridas en Rosario de la Frontera, familias de muy bajos recursos perdieron lo poco que tenían, ya que se inundaron completamente.

Dos de esas familias viven en el barrio Obras Sanitarias, más conocido como El Bajo, y tienen a cargo hijos menores de edad. Sus viviendas son absolutamente precarias y comparten el baño, que es una letrina con paredes y techo de plástico.

El Tribuno acudió al lugar y dialogó con las madres acerca de lo sucedido.

"Con la lluvia de la semana pasada nos entró agua por todos lados. Estuvimos desde las seis de la tarde hasta las doce de la noche sufriendo al ver cómo se mojaban las camas de mis hijos", manifestó Andrea Montial, quien tiene un hijo de dos años, otro de cuatro y una bebé de tres meses que ni siquiera tiene una cuna.

En su relato la madre también contó que "realmente fue horrible lo que pasamos. Nadie vino a ayudarnos, solamente los Bomberos que quedaron en volver a ayudarnos. Esa noche, con la otra vecina que también se inundó, tuvimos que dormir con las camas y todas las cosas mojadas".

"Recién ahora que pararon un poco las lluvias estamos tratando de secar las cosas pero está todo arruinado", lamentó Andrea.

En cuanto a alguna ayuda recibida, señaló que "desde la Municipalidad, el área de Acción Social nos brindó un kit de limpieza. La doctora Di Mayo nos dio un bolsón de ropa y calzados sapitos para los nenes".

"Pero también nosotros necesitamos otro tipo de ayuda; un techo o algo que sea seguro para la lluvia porque apenas vuelvan las tormentas, vamos a volver a vivir lo mismo, y lo peor es que los que más sufren son los chicos".

La vivienda de Montiel es una casilla endeble, muy precaria y el techo tiene chapas rotas que son tapadas con plásticos y sujetadas con bloques de cemento y palos.

Entre otras necesidades para evitar lo vivido señaló: "Agradecemos el kit de limpieza, pero lo que necesitamos es que a mi vecina y a mí nos rellenen con cemento así no nos inundamos, si es posible que nos hagan una pieza o un lugar para estar con los chicos".

"No nos dieron colchón ni camas, nada. Estamos con las mismas cosas todas mojadas y arruinadas. Mi cama es una tabla que tiene bloques abajo, y nos prestaron la cama donde duermen los chicos, pero por unos días. La mayoría de las cosas nos prestaron los vecinos, que son los que más nos asistieron", contó.

La madre pidió a todos aquellos que puedan colaborar, mercadería, colchones, frazadas y una cuna.

Por otro lado, otra de las madres que se inundó vive en condiciones aún peores que la de Montial. María Chuqui, madre de tres hijos, viven debajo de una lona de plástico, en medio del barro y también perdió lo poco que tenía.

Abajo de un plástico

“Yo vivo en mi carpita de nailon junto a mis tres hijos menores, (16, 14 y 12 años) y no tengo marido. Lamentablemente no me alcanza para construir una pieza”, relató María Chuqui.
“Con las lluvias, el agua entró a la carpa, se empozó todo y se mojaron las camas, los colchones y la ropa. Mi hija más chica duerme conmigo, y los otros dos en la otra cama, todo eso se mojó”, dijo la mujer con profundo lamento. “También se arruinó un ropero y una vitrina viejita que tenía”, dijo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...