Reclamaron justicia para las  víctimas de femicidio en  Salta

A Paola Ávila le rompieron la cabeza a pedradas el 17 de enero pasado, entre las 6 y 8 de la mañana, en el barrio Puerto Argentino, en la zona oeste alta de la ciudad. Patricia, una de sus hermanas que ayer estaba en la marcha por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, reclamó por justicia porque la causa está "estancada" y las ocho personas que al parecer estuvieron con ella esa noche quedaron libres.

"Exigimos justicia, que estas personas cuenten por favor la verdad porque ahora se tiran la pelota de un lado al otro y el principal sospechoso de matarla, que es Pablo Campo, está libre", manifestó Patricia Ávila a El Tribuno.

Sosteniendo un cartel con fotos de Paola contó que la tragedia dejó sin madre a tres chicos de 14, 13 y 11 años, que ahora están al cuidado de otra hermana. En un principio la causa estaba a cargo de la fiscal María Luján Sodero Calvet y luego pasó a manos de Ana Inés Salinas Odorisio, que aún "no se presentó con la familia", dijo Patricia. "Que los fiscales, jueces y policías hagan su trabajo, para eso les pagan, no para encubrir asesinos", lanzó.

Los testimonios de dolor se multiplican, uno más triste que el otro. La mamá de Liliana Flores, la joven asesinada el 24 de diciembre pasado por su exmarido policía mientras tenía una consigna policial en la puerta de su casa, pide la custodia de sus nietos que quedaron con los abuelos paternos.

"No sé qué pasa con la Justicia. La maltratan a mi hija (que lleva el trámite), cuando fue a pedir información el juez de Menores le dijo para qué quería los chicos si ella ya tiene hijos, eso a él no le importa. Yo tuve nueve hijos, ahora me quedan ocho, y las madres siempre salimos adelante, no importa la cantidad de hijos que tengamos", afirmó la mujer.

Anticipó que el próximo 24, día del primer aniversario del femicidio que conmocionó a los salteños, lanzarán globos al cielo a las 7, en barrio Los Paraísos (Cerrillos), donde ocurrió el terrible hecho.

Sebastián Arismendi, hermano de Fabiana, la mujer que encontraron calcinada en inmediaciones del barrio Congreso Nacional el 1 de octubre, nunca se imaginó estar marchando por la no violencia hacia a las mujeres. Siempre veía las movilizaciones por televisión, hasta ahora, que lo vive en carne propia. "Estoy acá por justicia para Fabiana, que no quede impune como con otras chicas. Uno mira de lejos, cree que nunca le va a suceder algo así. Cinco días antes de que mataran a mi hermana, porque me la mataron, yo veía y me conmovía con la tragedia de las chicas de Jujuy y después le pasó a mi hermana", expresó.

El cese de la violencia machista, políticas contra los femicidios, aborto legal y seguro, educación sexual, acceso libre a los anticonceptivos, no a los desalojos y tierra para vivir fueron las principales consignas de la jornada de lucha.

“Erradicar discursos de odio”

“Hoy es un día para reflexionar y visibilizar a quienes no están, debido a la violencia machista”, enfatizó ayer la intendenta Bettina Romero en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. Con un emotivo acto se recordó a mujeres que fueron víctimas de femicidio durante 2020 en la provincia. La jefa comunal llamó a los salteños a “trabajar todos juntos para erradicar los discursos de odio, para que Salta sea un lugar más igualitario y sin riesgo para las mujeres”. 
La subsecretaria de la Mujer, Gabriela Gaspar, precisó que “el objetivo del acto es no olvidar, no dejar pasar y recordar que detrás de cada víctima hay una historia; por eso hoy, en esta fecha tan especial, las recordamos con carteles que llevan el nombre de cada mujer, su edad, cómo murieron y quién fue el responsable del asesinato”, al tiempo que recordó el trabajo que viene realizando el municipio en esta materia.

“Afianzar políticas públicas”

En Casa de Gobierno, el gobernador Gustavo Sáenz encabezó ayer la jornada de capacitación sobre perspectiva de género, prevista por la ley Micaela y de la que participaron en forma presencial ministros y secretarios de Estado y en forma virtual otros funcionarios del Ejecutivo provincial.
Al abrir la jornada, el gobernador enfatizó que “trabajamos para afianzar políticas públicas que ayuden a erradicar la violencia de género en todas sus expresiones” e indicó que la ley Micaela es “una herramienta clave para la construcción de un país más justo e igualitario”.
Por esto Sáenz subrayó el “firme compromiso de afianzar políticas públicas que incorporen perspectiva de género y nos ayuden a erradicar la violencia en todos los ámbitos”.
En este sentido, el gobernador resaltó la importancia de actuar integralmente para eliminar la violencia de género “porque las estadísticas no son números, sino personas”.
.
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...