Clases  presenciales  en una  escuela rural

Pocos días atrás, los alumnos del último año de la escuela rural Eliecer Salgado N§ 4.479 de San Felipe, en Rosario de la Frontera, fueron autorizados para el regreso de las clases presenciales por un lapso de dos semanas. La escuela tiene una matrícula de treinta y cinco alumnos, de los cuales doce jóvenes ya retornaron y tres están a punto de egresar. Los mismos tenían la opción de volver o no y fueron autorizados por sus propios padres.

Ese primer día de clases tan inusual a esta altura del año, una de las docentes se expresó "muy contenta de poder retomar lo que se dejó en marcha. Es hermoso poder seguir trabajando. También doy clases en la escuela rural de El Naranjo y se nos autorizó poder trabajar con los alumnos".

Además reflexionó en que, "el chico necesita volver a las aulas. La virtualidad no es para ellos, tal vez es un buen sistema bimodal, pero eso de que no nos ven, que no están, es muy feo para ellos. Sobre todo porque tuvieron que estar aislados mucho tiempo cuando estaban muy acostumbrados a permanecer tiempo juntos".

"Acá no es que el quinto año se juntan solamente entre ellos. Acá todos son una gran familia, de hecho las escuelas rurales somos una familia con la que podemos compartir, y estar más tiempo entre los docentes y alumnos", agregó.

Respecto a los tres alumnos próximos a egresar, la docente explicó que "han trabajado durante todo el año. Se dijo que este año los chicos pasaron de curso y que dejaron de trabajar, pero no es que solamente pasan directo de curso, el alumno tiene que acreditar sí o sí los contenidos. Para poder acreditar, tenemos un plazo, luego en diciembre, marzo y abril. Hasta esas fechas ellos tienen que acreditar los conocimientos adquiridos durante el año".

Los alumnos

Luego del protocolar acto de inicio y del izamiento de la bandera argentina, los alumnos también expresaron su sensación al retornar las clases a fin de año.

"Estamos contentos porque no es lo mismo estar ante un teléfono que estar acá con la profesora, que nos explica cara a cara", señaló un alumno del último año. "Es importante volver y estar acá todos juntos. Ya sería el colmo tener que egresar con los celulares de por medio", agregó.

En cuanto al futuro para el próximo año, señalaron que aún no lo tienen muy claro ya que este año fue muy incierto para ellos.

A su turno, Florencia, también próxima a egresar, expresó: "Estoy contenta por estar de vuelta junto a mis compañeros y profesores. Por ello les quiero agradecer a todos los que nos acompañan hoy en nuestro regreso".

Por su parte, la directora del establecimiento, Sonia Sosa, señaló: "La verdad es que los tiempos no son los adecuados, pero al menos dos o tres semanas les hará muy bien a los chicos".

Padres, docentes y alumnos

“Educación llamó a que esta decisión de comenzar las clases sea opcional, porque el docente no está obligado”, dijo la directora. Sobre cómo se llegó a la decisión de comenzar, Sosa contó que “personalmente tuve que hacer una recorrida por la casa de cada padre, alumnos y docentes. Los convoqué para ver si ellos querían concretar esto que es realmente todo un anhelo, porque acá los chicos, emocionalmente la pasaron muy mal. Hay que tener en claro que en la ruralidad no solamente el chico está en una escuela, la considera su segunda casa, ellos necesitan contención y el acompañamiento. Los chicos, con el docente al frente, ven sus conocimientos más reforzados”, sostuvo la directora.
Luego dijo: “Quiero aclarar que esta fue una decisión voluntaria de los padres, de los alumnos y de los docentes”. 
Cabe señalar que en el caso de las escuelas rurales del sur de la provincia, por lo general el número de las matrículas es bastante menor que en escuelas urbanas, y los contagios de COVID no alcanzaron muchos de estos lugares.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...