Unidos, para celebrar la Nochebuena en Quijano

Se acerca el final del 2020 y para la mayoría el año fue pesado, duro e incluso muchos vieron partir a sus seres queridos. Las fiestas de fin de año, ponen a todos más melancólicos, y lo mejor para pasar estos momentos es recordar los días felices y compartirlos. Esta es una idea que Deo Vázquez y su esposo trabajan desde hace varios años. “La idea de celebrar el cumple de Jesús, la Nochebuena, con aquellas personas que están solas surgió hace un par de años. Así comenzamos. El primer año nos juntamos con unos vecinos y así un día terminamos en la glorieta de la plaza de Campo Quijano, con 200 personas”, contó Deo a El Tribuno. 
En diciembre de 2019 la cena del Nochebuena se compartió en la glorieta con 200 personas. En la primera etapa de estos encuentros cada familia se sumó a compartir su cena, llevaba lo que había preparado. Pero ahora, para que todos coman igual, se ofrece pollos con papas y una variedad de masitas dulces. 
La familia de Deo y sus vecinos amigos estiman que este año la cena será multiplicadora. “Esperamos más de 350 personas. Ya casi todo está organizado. Tenemos la donación de pollos y de las papas pero necesitamos bandejas para servir la comida, cubiertos descartables, servilletas de papel y gaseosa”, expresó Deo. La familia Acuña Vázquez trabaja desde hace varios años en el tema solidario. En la época en que Deo y esposo eran novios, ya se dedicaban a dar asistencia a los comedores de la zona. Una vez que formaron su familia, esta tarea no se dejó de lado, y siguieron creciendo juntos; así fue que surgió la Fundación Munay Rurun.
 


Meriendas y juguetes

 

La Fundación Munay Rurun surge en la localidad de La Silleta. Si bien cuentan con un espacio, donde se ofrecían meriendas y talleres de formación para los vecinos de La Silleta, con la pandemia, este espacio se tuvo que cerrar. Pero con pandemia y cuarentena, las necesidades no cesaron; todo lo contrario, se multiplicaron. Entonces la familia Acuña Vázquez resolvió que algunos de los servicios de la Fundación se resuelvan desde su casa. Se comenzó nuevamente con la producción de meriendas y cenas, también se brindó asistencia a los estudiantes, sobre todo a los que no tenían conectividad ni medios económicos para sacar fotocopias e impresiones. 
En enero de este años la Fundación llevó los Reyes Magos para 600 niños de la localidad de Mollinedo. También se contó con la donación de mochilas y guardapolvos, que se entregaron a los chicos antes de que comenzaran las clases y se declarara la cuarentena. 
Entre las tareas pendientes de la Fundación quedó la celebración del Día del Niño que esperaba concretarse con los chicos de la Quebrada del Toro. 
“Ahora esperamos poder cumplir con la celebración de los Reyes Magos, porque también contamos con la colaboración de los miembros de Aypas, que suman con sus shows de payasos”, agregó Deo. 
Para llevar adelante lo gastos de este año de trabajo los miembros de la Fundación y vecinos de Campo Quijano se dedicaron a la venta de barbijos y también de dulce de cayote. 
Las donaciones nunca faltan, pero siempre queda algo pendiente que se logra comprar con estos fondos ahorrados, gracias a la producción de sus miembros. 
La Fundación Munay Rurun cuenta con 60 voluntarios que se encargan además de seleccionar y arreglar algunas de donaciones, ya sea ropa y calzado como de juguetes. 

 

Puntos de recepción

Todos aquellos que quieran colaborar con donaciones para la cena de Nochebuena pueden hacerlo dejando un mensaje por WhatsApp al 3875 37-8486. 
Desde este número, Deo y su esposo se encargan de organizar la recepción y búsqueda de las donaciones, para poder concretar un año más una cena compartida entre las familias, los vecinos y aquellos que no la quieren pasar solos. 
.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Vida y tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...