El sábado a la madruga un auto a toda velocidad y tocando bocina irrumpió en el cuartel de Bomberos Voluntarios de Lomas de Zamora. Era una mamá que venía con su hija de 3 años ahogada y sin signos vitales, gracias a la rápida reacción del personal que lograron salvarle la vida.

Las cámaras de seguridad del destacamento registraron el momento en el que, uno de los bomberos voluntarios, se mete en el coche y agarró a la niña desvanecida en sus brazos. El inspector Ezequiel Ruiz y los bomberos Alan Peñalosa, Pablo Candia, Juan Manuel Yodice fueron los encargados de las tareas de reanimación, de acuerdo a lo que publicaron portales locales.

Ejecutaron la clásica maniobra de Heimlich, que suele usarse para expulsar pedazos de comida u objetos que le obstruyen la respiración en una persona. De su eficaz aplicación depende si la asfixia termina siendo cuestión de segundos lo que puede definir o no una asfixia mortal.

“No sabemos cuál fue el motivo por el que se ahogó la nenita, se les realizaron las maniobras de reanimación y por suerte pudieron recuperarla enseguida. Por suerte ya está estable y con buen estado de salud”, contó Gustavo Liuzzi, jefe del destacamento de Bomberos Voluntarios de Lomas de Zamora ubicado.

Tras el ejercicio de reanimación, los rescatistas llamaron al 107 y la nena fue derivada rápidamente en ambulancia al hospital provincial Luisa C. de Gandulfo, donde la niña ya fue compensada.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

ㅤ ㅤ
cargando...