Temor por  una  alcantarilla  sin rejilla

Los vecinos del barrio Los Manantiales están preocupados tras los intensos temporales que azotaron a la ciudad en los últimos días. Una enorme alcantarilla quedó sin la rejilla que la tapaba porque la robaron y su enorme boca a cielo abierto se convirtió en un riesgo para los vecinos de la zona.

La alcantarilla aparece como el umbral de un enorme socavón en el que podría caerse cualquiera en cualquier momento.

El hueco está ubicado en la avenida Joaquín Víctor González, a unas dos cuadras de la ruta provincial 26.

Esa avenida divide a las barriadas de Manantial Sur y Juan Calchaqui, en la populosa zona del sudeste capitalino.

La avenida está signada por los baches que dificultan la circulación de todo tipo de vehículos. Frente a la alcantarilla abierta sin rejilla hay una serie de baches mal tapados que originan que autos, motos, carros y bicicletas se crucen de carril y generen maniobras peligrosas. Todo parece armado para una tragedia que puede ocurrir en cualquier momento.

El robo

Los vecinos contaron: "Se robaron la alcantarilla. Eso sucedió en la madrugada del 29 de noviembre de 2019. A eso de las 3 de la mañana, los mismos de siempre se robaron la alcantarilla. Todos lo recordamos porque en la noche anterior se jugó el superclásico y ganó Boca Juniors por 1 a 0. Desde ese momento comenzamos a hacer los reclamos ante las autoridades y hasta ahora no sucedió nada. Vinieron, tomaron las medidas, pero hasta ahora nada", dijo uno de los vecinos que no quiso dar su nombre.

Detallaron que algunos de los frentistas hicieron el reclamo correspondiente ante Aguas del Norte, pero fueron los trabajadores de la Municipalidad los que llegaron a ver la situación. Desde que ocurrió el robo cambiaron las autoridades municipales y los vecinos no saben en cuál de las secretarías quedó asentado el problema.

En la madrugada del 29 de noviembre del año pasado, vándalos se llevaron la rejilla de la bocacalle, dejando un peligro latente desde esa fecha. “Se roban todo en el barrio. Hay que pedir una nueva rejilla, pero con algo para que no se la roben más”, dijo un vecino.

Los vecinos tienen miedo de que por las fuertes tormentas, que provocan una gran correntada de agua que baja con mucha fuerza, suceda una tragedia.

Agregaron que en la zona hay una pronunciada depresión. El agua que viene por la calle Juan Chalimin se suma a la que avanza por la avenida J.V. González, arrastrando todo tipo de basura. A eso se suma que vecinos de los dos barrios dejan sus escombros y desechos en la veredas y, cuando hay tormenta, el agua baja con toda su furia y los arrastra.

Escuela

Por otra parte, al frente de esa calle está una de las salidas de la escuela Independencia Nacional. Si bien aún no comenzaron las clases, las familias saben que los reclamos se deben hacer con tiempo por la demora en los trámites burocráticos del Estado.

El principal miedo para todos es que durante una tormenta el agua se lleve a algún niño o anciano hasta esa verdadera grieta sin alcantarilla y se pierda en esas profundidades. También es un riesgo que alguien pase por ahí de noche sin ver el agujero y se accidente.

Cuando llueve, el agua ingresa por un gran tubo y recorre bajo tierra al menos 100 metros hasta desembocar en el canal Velarde.

En plena temporada de lluvias, los vecinos piden que coloquen la rejilla de manera urgente antes que tengan que lamentar una tragedia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...