Deuda y credibilidad

Hay momentos en la historia de un país donde todos sus ciudadanos deben estar unidos para atravesar las dificultades en común. Así lo manifestamos en el recinto en la sesión del día 29 de enero, cuando sancionamos por una amplia mayoría la ley de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública bajo jurisdicción extranjera.

No podemos ser indiferentes como dirigentes de la situación compleja que atraviesa nuestra nación y es por eso que todos bregamos para que a la Argentina le vaya bien en las negociaciones encaradas por el equipo económico.

Pero debemos dejar algo en claro: el mayor problema de nuestro país no es la deuda, es la credibilidad. Nuestra mayor preocupación es la desconfianza que hoy tienen las pequeñas y medianas empresas, los inversores, los productores.

La deuda pública puede tener muchas formas y nombres (empréstitos, bonos, deuda consolidada, papel moneda, etc.) pero en el fondo todas son lo mismo: la herramienta para poner en ejercicio la confianza que inspira nuestro Estado a la hora de obtener fondos ajenos.

El anterior gobierno heredó una profunda crisis fiscal y del sistema previsional, sin embargo, y a pesar de las dificultades, aciertos y errores dejó recursos y un mayor equilibrio fiscal del que recibió.

La cuestión de la deuda externa nos acompaña históricamente. Repetir consignas vacías no nos sirve para comprender nuestra historia. Alberdi afirmaba: "El crédito es un recurso introducido en nuestras rentas argentinas por las urgencias de la revolución contra España, como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y progreso industrial. El procuró a las Repúblicas de Sud-América los recursos gastados en la lucha de su Independencia, y recién empiezan a comprender que esa fuente misma es la que ha de darles los recursos para consolidar sus gobiernos e instituciones republicanas".

La deuda que tomó el gobierno anterior al FMI fue para cambiar deuda cara por deuda barata (4% de interés y plazos más largos). En 2011 la deuda en moneda extranjera equivalía a 1,3 veces de nuestras exportaciones, en 2015 era de 2,6 veces (aumento del 100%) y hoy se encuentra en 3,8 veces (aumento del 46%). En el período 2011-2015, Argentina pasó de exportar 82.000 millones de dólares a poco más de 55.000 millones. El préstamo al FMI, que tanto se utiliza como chicana política, implicó desembolso neto de USD 43.922 millones de dólares que en su gran mayoría fue para pagar deuda contraída por el gobierno kirchnerista (US$ 37.149 millones de deuda en moneda extranjera, USD 6.072 millones de deuda en moneda nacional y US$702 millones en gasto primario en moneda extranjera).

Durante el último gobierno se logró revertir esa situación, generando un crecimiento del 19% en las cantidades vendidas al resto del mundo en un contexto en el que los precios no se recuperaron. El endeudamiento de 2016-2019 ha sido acompañado por un incremento en la capacidad de generación de dólares. Ese logro debería ser sostenido como una política de Estado por el actual gobierno. El equipo económico debería ganar credibilidad, poner en marcha un programa, seguir una estrategia financiera y continuar en el sendero de la corrección fiscal de los últimos años.

La Coalición Cívica ARI, como lo ha hecho siempre, va a actuar con responsabilidad y compromiso republicano: acompañaremos de buena fe una estrategia que implique una negociación ajustada al derecho, que garantice la seguridad jurídica y sea cuidadosa con el manejo de la información confidencial, en defensa de los intereses del pueblo argentino y honrando nuestros compromisos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...