Docentes universitarios piden un  reintegro por descuentos indebidos

Docentes de la UNSa reclaman que les reintegren los montos que les descontaron por un error administrativo que reconoció el rectorado. Las autoridades respondieron que el tema se solucionará en marzo.

El sábado 1 de febrero los docentes se dieron cuenta en los cajeros automáticos de un descuento de al menos un 20 por ciento en sus haberes. Más de dos semanas después siguen reclamando la devolución de ese dinero.

Desde el primer día de ese mes, desde Adiunsa (Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta) comenzaron a buscar las razones de los descuentos salariales.

Las cifras son muy difíciles de precisar por la variedad de remuneraciones y montos finales que existen, para los tres mil cargos de las diferentes facultades. Se estima que los van desde los 2 mil pesos en los sueldos más bajos hasta los 5 mil en la franja media.

Los representantes gremiales tuvieron contacto fluido con la vicerectora Graciela Morales y el lunes 3 de febrero hubo reunión de urgencia, a la que también fue convocado el director de personal, Jorge Nina. Entonces se admitió el error administrativo en la liquidación de los salarios correspondientes a diciembre de 2019 y enero de 2020.

Nina argumentó que se realizaron los cálculos con instructivos viejos, sin actualización y dijo que nadie le había comunicado por la vía administrativa sobre las nuevas herramientas de liquidación de haberes.

El compromiso de las autoridades fue entonces que se pagaría el monto que correspondía según el instructivo actualizado, publicado, y que rige desde noviembre de 2019.

El jueves 6 se hizo un depósito a los docentes. Sin embargo desde Adiunsa sostuvieron que no es el total de lo que se había descontado.

Al lunes siguiente nuevamente se reunieron el secretario gremial del sindicato, Jorge Ramírez, y la vicerectora Morales. Resolvieron que se haría otro pago para el 12 de febrero.

El secretario general de Adiunsa, Diego Maita, aseguró sin embargo que "aún no está el dinero que corresponde".

Dese entonces siguieron los llamados por teléfono y las convocatorias. Se sumó una carta documento en la que "piden explicaciones por las reducciones en los haberes impuestas a la totalidad de los trabajadores" y exigen el depósito de los montos correspondientes. También advierten sobre "denuncias" y "reclamos en la sede administrativa y judicial correspondiente".

Lo que preocupa a los trabajadores es que solo quedan 7 días hábiles del mes, en los cuales los responsables del área de personal deben trabajar intensamente en las liquidaciones de marzo.

"Involuntario"

"Fue parte de un error involuntario", admitió la vicerectora, Graciela Morales, quien aseguró que no recibieron el instructivo de liquidación porque "llegó tarde".

"El 3 de febrero nos reunimos con el sindicato para evaluar los descuentos. Yo quiero resaltar la relación importante y permanente que tenemos con Adiunsa, organización con la que firmamos un acta en la que nos comprometimos a resolver y devolver las sumas que fueron mal liquidadas hasta el 1 de marzo", dijo Morales.

La vicerectora destacó que hubo un pago el 3 de febrero y también admitió que no se cubrió el total de lo que faltaba. Acotó que, ante esa situación, se pagó otra parte equivalente al mismo monto del primer depósito el 12 del mismo mes.

"Como vimos que el primer pago fue insuficiente resolvimos pagar el mismo monto el 12. Ahora bien, estamos trabajando caso por caso para saber si debemos o se pasaron. En cualquiera de las dos situaciones la liquidación final se resoverá el 1 de marzo, tal como lo dice el acta firmada con Adiunsa", dijo Morales.

Esto quiere decir que a los que recibieron menos se les pagará la diferencia con el sueldo de febrero, que estará en el cajero el 1 de marzo.

También se advirtió que, según Graciela Morales, si el monto abonado en los dos pagos (el 3 y 12 de febrero) fue superior a la deuda, se descontará dicha suma del sueldo que estará en los cajeros desde el primer día de marzo.

Malestar en las sedes de Orán y Tartagal

En las sedes que tiene la UNSa en Orán y Tartagal también hubo malestar por los errores administrativos en la liquidación de los sueldos. 
En el caso de Tartagal hay cinco profesores con designaciones que vencían el 31 de diciembre de 2019. Como cayeron esas designaciones, no cobraron ni un peso en 2020. El director de la sede, Carlos Manjarres, resolvió parte del problema abonando con cheques un 70 por ciento de cada salario, pero esa solución sigue en trámite. 
En Orán hubo 14 trabajadores con problemas por el tipo de dedicación, que debía prorrogar al cabo de un año casi como una rutina administrativa. Sin embargo eso no sucedió. 
En este año los 14 trabajadores no solo que cobraron la mitad del sueldo sino que además les impusieron el descuento del error administrativo que admitió el rectorado.
Los docentes aseguraron que la intervención de la delegada Aranzazu Guevara derivó en que se admita también ese problema y que la solución pueda gestionarse ante las autoridades.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...