La súper estrella de Tik Tok tiene tan sólo 15 años y más de 44 millones de seguidores

Si no sabés quién es Charli D’Amelio sos viejo. Suena duro, pero es la verdad. No importa cuán canchera o carismático seas, ni siquiera que hayas aprendido a usar Tik Tok durante la cuarentena obligatoria por el COVID-19: la nueva reina de los bajitos tiene 15 años, pequitas y baila como una diosa. No hace nada más, ni siquiera es que sus coreografías duren un montón, o que ella salga muy producida en los videos que sube a su cuenta verificada, no es Madonna, menos Lady Gaga, pero es enorme. Prada la invita a sus desfiles y Jimmy Fallon la entrevista en el mismo living donde se han sentado Beyoncé o Robert De Niro. Charli D´Amelio es la número 1 del universo teen y su historia es muy corta.

Qué importa cuánto hay de auténtico en su promocionado noviazgo ideal, en sus amistades con los y las tiktokers con quienes comparte su vida en la “Hype House”, en su familia de cuatro: madre, padre, hermana perfecta. El producto es redondo, una adolescente que baila todo el día en su habitación frente a la cámara frontal del teléfono celular para que millones de seguidores le copien los pasos es un negocio muy rentable. La publicidad viene envuelta en piel de influencer y Charli es la que todos quieren comprar. Hasta Jennifer Lopez, una ídola para D´Amelio, con la que terminó bailando a la par.

Cuando se termine de escribir esta nota, la cuenta de Charli D´Amelio en Tik Tok tendrá 44.7 millones de seguidores, pero hace unos días tenía 39 millones, y antes 37. Y sigue creciendo así, a pasos agigantados en cuestión de horas, es de verdad un fenómeno. Los followers también arrastran haters, por eso es que ella y su hermana Dixie, también influencer, se unieron a Unicef para concientizar mediante una campaña en contra del ciberacoso.

No todo es recibir iPhones de regalo y viajes de cortesía a islas tropicales con todo pago y volando en primera. Parte del trabajo de esta joven bailarina es mostrarse empática y solidaria. Por lo menos.

Charli y Dixie no viven en la Hype House, pero pasan mucho tiempo ahí, o eso es lo que se ve en sus fotos. Esta casa mitad espacio de networking, mitad mansión Playboy, reúne a una veintena de tiktokers, que son chicos y chicas que viven haciendo videítos para la plataforma china con mucho éxito. Tener éxito se traduce en sumar millones de seguidores y generar acuerdos con marcas de todo tipo: canjes, patrocinios, publicidad directa.

Lo del networking es porque trabajan, se filman todo el día, tienen reuniones, se complementan para hacer crecer ese plan de métricas gigantes no solo en Tik Tok, sino también en Instagram y YouTube, las plataformas que más facturan. La fan page oficial de Charli en Facebook está medio olvidada, tiene –nada más que- 57 mil fans y la actualizó en febrero. Una eternidad para el calendario del mundo digital.

Bryant (@bryant en Instagram) es una celebridad en sí misma. Trabaja en publicidad (hizo campañas para Tommy Hilfiger, Toyota, Armani y Guess) y también está donde tiene que estar. Sacando fotos en el Festival de Cannes o en una pool party organizada por la banda The Chainsmokers, sorprendiendo a Jared Leto con cara de ni idea. Entonces Bryant los encuentra a los chicos en situaciones relajadas y los retrata: Charli sentada en la falda de Chase, los dos dándose un beso en el sillón, Charli recién levantada comiendo cereales de un bowl vestida con un buzo enorme y apenas despeinada.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...