Estaciones de servicio buscan salidas ante la crisis

Mientras el Gobierno nacional trata de tapar como puede los agujeros que aparecen día tras día en este barco que representa el país que navega por las aguas turbulentas de la pandemia del COVID-19, hay sectores que ya no pueden mantenerse a flote sin ayuda, como es el caso de las estaciones de servicio.

Las ventas en los surtidores de todo el país cayeron alrededor de un 90% desde que se declaró la cuarentena obligatoria, según dieron a conocer desde la Cámara de Estaciones de Servicios, Expendedores de Combustibles y Afines de Salta (Ceseca), que forma parte a nivel nacional de la Confederación de Entidades de Hidrocarburos (Cecha).

Las estaciones fueron consideradas como servidoras esenciales y siguen operando durante el aislamiento social que se impuso hasta el 12 de abril (la fecha aún sigue vigente) pero, como a la mayoría de los comercios habilitados, sus ingresos cayeron drásticamente por la poca circulación de gente, en este caso en vehículos, en las calles.

Esa condición de exceptuados para trabajar en el medio de la pandemia por la enfermedad del coronavirus también las dejó, en un principio, sin los beneficios para el pago de sueldos y prórrogas en impuestos que el presidente Alberto Fernández lanzó a través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU) para las pymes que están sin actividad.

El miércoles pasado, desde las distintas entidades de representantes de estaciones emitieron un comunicado, al que se adhirió la cámara salteña del rubro, para que los expendedores de combustibles sean incluidos en el programa de salvataje oficial. Un día después, el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, dijo en un programa televisivo que las estaciones serán agregadas al DNU que prevé el pago de seguros de desempleo y reducción de cargas patronales pese a ser consideradas "esenciales".

"La venta de combustibles cayó a la décima parte pero las estaciones de servicio deben estar abiertas para ofrecer este servicio fundamental para la economía; la idea es identificar a los sectores que están afectados por la situación para así incluirlos dentro de los beneficios del programa", puntualizó Kulfas, pero hasta ahora no se concretó el anuncio en los papeles.

"Es el único mensaje, hasta ahora mediático, de que el Gobierno haría algo en beneficio de nuestro sector, porque la verdad que hasta el día de hoy no tenemos absolutamente nada", dijo a El Tribuno Manuel Pérez, presidente de Ceseca.

"La situación se agrava por el hecho de que los vencimientos de los aportes previsionales, de las obras sociales, que se hacen junto con las liquidaciones de los sueldos, son a partir del 7 y 8 de este mes. Faltan un día para liquidar y no hay novedades", advirtió el dirigente empresarial salteño.

Aclaró, además, que todas las estaciones de servicio locales ya pagaron los sueldos pero no así los aportes patronales.

"Nuestras ventas se han reducido un 90 por ciento y no nos permiten usar los beneficios que tienen las empresas no esenciales", criticó Pérez.

Más allá de la coyuntura por el COVID-19, las estaciones de servicio ya venían con menores ventas y una sensible disminución en las ganancias, ya que el precio de los combustibles están congelados desde hace seis meses, lo que es un alivio para los consumidores pero a la vez encierra el dilema de que el negocio de expender combustibles es cada vez menos rentable.

"Estamos ante una situación crítica y ahora nuestra urgencia es que no sabemos con qué liquidar las contribuciones patronales", describió Pérez.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...