Argentina entra en "default suave" y  negociará con bonistas 10 días más

La definición clave es "default suave". En esa condición está desde hoy la Argentina, al no pagar 503 millones de dólares de intereses de tres bonos acordados bajo legislación extranjera. Pero los acreedores no denunciarán al país porque hubo consenso para seguir en la mesa de negociaciones hasta llegar a un acuerdo de reestructuración de la deuda, y en ese paquete ingresan los US$503 millones.

Ayer, el Gobierno hizo oficial la prórroga hasta el 2 de junio de la negociación con los bonistas para reestructurar el pago del capital e intereses de la deuda de 65.000 millones de dólares.

"No se va a pagar (los US$503 millones); porque este vencimiento se incluye dentro de los acuerdos de reestructuración que están en marcha. Por lo tanto, no sería un default declarado, sino algo suave y conversado entre las partes", dejaron trascender fuentes del Ministerio de Economía.

El integrante del Comité de Acreedores, y miembro del fondo Greylock, Hans Humes, señaló ayer en una conferencia virtual organizada por el Wilson Center que no era probable que se llegue a un acuerdo antes del 22 y que, aunque el país estará en mora si no paga, "hay un deseo de resolver las negociaciones". Estas declaraciones demostraron que la decisión de no cumplir con el pago está completamente consensuada con los bonistas y que el objetivo es llegar a un acuerdo en el corto plazo.

No habrá una declaración de default por parte del Gobierno, sino que los acreedores recibirán una notificación la semana próxima de que la Argentina incumplió. Será el martes 26, ya que el lunes es feriado.

"Leo en los diarios que corremos el peligro de caer en default mañana (por hoy) y yo me preguntó por qué mienten así. Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default, solo que no lo escriben, solo que lo ocultan", reflexionó el presidente Alberto Fernández en Santiago del Estero. Remarcó además que no someterá a la Argentina a nuevos compromisos que no se puedan cumplir.

Guiño del FMI

Un día antes de que la Argentina entre en cesación de pago, el FMI afirmó ayer estar "alentado por la voluntad" de la Argentina y los acreedores para llegar a un acuerdo por la deuda, y confió en que se pueda "abrir un sendero sostenible para la economía argentina en el futuro".

En una conferencia de prensa que brindó ayer en Washington, el vocero del organismo, Gerry Rice, destacó que los directivos del Fondo están "alentados por la voluntad de ambas partes de seguir intercambiando posiciones para llegar a un acuerdo".

El portavoz aclaró que no es intención del Fondo "especular sobre el resultado de las negociaciones" entre los funcionarios argentinos y los bonistas, e insistió que se trata de un "tema bilateral" entre las partes, del cual "por tradición" ese organismo no participa.

Además, sostuvo: "Con el Gobierno argentino tenemos un diálogo activo y constructivo, pero aún no hemos iniciado discusiones sobre un programa apoyado por el FMI. No tengo un calendario sobre los próximos pasos".

Con respecto al apoyo que el Fondo Monetario puede brindar a países en el marco de la pandemia, Rice contó: "Hace dos semanas, anunciamos que habíamos aprobado financiamiento de emergencia para 50 naciones, de 102 que expresaron su interés. Hoy esa cifra es cercana a 59. Y el board está avanzando a un ritmo récord en la aprobación de estos préstamos".

El directivo explicó que "se trata de instrumentos que permiten atender la demanda de más de 100 mil millones de dólares en lo que hace a financiamiento de emergencia".

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...