En Tartagal convierten la crisis en oportunidad para emprender

Si para los pequeños emprendedores del interior profundo la situación nunca ha sido fácil ni sencilla, el contexto de pandemia que lleva al país y a la región a completar casi 70 días de cuarentena genera aún más dificultades para un sector de la sociedad que, sin embargo, se empeña en seguir produciendo. Carlos Leiva es ingeniero agrónomo, docente y desde hace cuatro años difunde las potencialidades de la región con un programa televisivo en un medio local. La propuesta periodística llegó a un canal de la capital provincial que se difunde una vez a la semana y con el mismo objetivo, dar difusión al trabajo silencioso de cientos de emprendedores salteños que producen no solo frutas y hortalizas o animales de granja para la venta a baja escala, sino también alimentos elaborados, artesanías, bombos entre tantas propuestas unas más creativas que otras.

Consultado acerca de cómo ve la situación de los emprendedores del interior de la provincia Leiva la consideró como "muy diferente según la actividad a la que se dedican. Un emprendedor que tiene un comedor o restaurante está en una situación complicada porque se gastó todos sus ahorros y no sabe cómo hará para pagar los sueldos".

"Algo similar sucede con los comerciantes de venta de ropa que tienen siete y ocho empleados y tienen que afrontar además el costo de los alquileres de los locales. He visto en estas semanas, y seguramente muchos vecinos se dieron cuenta, que de varios locales están retirando la mercadería que tenían para la venta, los estantes, los maniquíes, porque muchos se van a vender desde sus casas. Es una forma de buscar una opción y en eso se ve la creatividad de algunos que están recurriendo a las redes sociales, al delivery", dijo.

En su mejor momento

El ingeniero Leiva consideró que quienes producen alimentos aún a baja escala como sucede en el departamento San Martín "son los que mejor están trabajando porque esta crisis está reivindicando esa actividad, la de quienes producen alimentos. Ellos mantienen el ritmo de producción más allá de que a veces por su pauta cultural en el caso de los pequeños productores de la ruta 34, tenían algún temor de llegar a los centros poblados, precisamente por las restricciones que existían en cuanto al traslado y circulación .

"Esa situación se va superando pero han ido tejiendo redes como lo que está sucediendo con la gente de Turismo Comunitario de la comunidad Virgen de la Peña (un grupo de guaraníes dedicados a difundir las bondades del lugar). Son los más jóvenes quienes han reunido a los productores más viejos de su comunidad y han recurrido a las redes sociales para poder vender sus producciones. Son un verdadero ejemplo de creatividad y les está yendo muy bien", consideró el profesional.

Otra de las producciones a baja escala en el norte es la de pollos ya que según explica Leiva "hay dos pequeños productores ubicados al norte de Tartagal, pero el inconveniente que tienen ambos es que no están consiguiendo pollitos bb. El problema en ese como en otros casos es la informalidad porque no están debidamente inscriptos y no pueden justificar su traslado hasta Tartagal. Cuando no regían las restricciones, los pollitos llegaban escondidos. Pero en esas cuestiones le cabe un rol fundamental al Estado provincial".

En ese sentido el profesional explicó que "en la zona tenemos una producción interesante de papaya pero necesitan una planta de empaque para someter al producto al proceso de desinfección para que transite cómodamente por la ruta hasta su destino final. Pero también tienen el mismo inconveniente con la palta, el mango, la naranja. En mi opinión, estos productores que son alrededor de siete, deberían sumar esfuerzos para que el Estado provincial les acerque alguna línea de crédito para que puedan instalar una planta en el departamento San Martín y no tener que recurrir a la única más cercana que es la de Colonia Santa Rosa".

Horizonte para producir cerdo

Leiva consideró además que la producción de cerdos "es una posibilidad enorme por el elevado precio de la carne vacuna lo que hace que el consumidor se vuelque a este producto que es más económico pero similar a los fines alimenticios. Solo en Tartagal Productiva (una empresa del Estado municipal creada hace un par de años en Tartagal) cuando estábamos al frente de esa unidad de negocio necesitábamos unos 50 capones por semana. Si a eso le sumamos lo que necesitan el resto de las carnicerías del departamento el potencial es grandísimo. El mayor inconveniente de los productores pasa por conseguir el alimento. Estamos rodeados de establecimientos que producen soja pero los finqueros no venden menos de un camión de 20 toneladas. Un productor necesita 2 toneladas pero si se juntaran varios se solucionaría ese tema". Leiva, en relación con la empresa del estado municipal de Tartagal, expresó: "Yo estuve ahí (fue uno de los directores), defiendo ese proyecto pero considero que tiene una falla y es que se debía haber comenzado organizando a los pequeños productores. Y se debió abrir la venta al público una vez que los productores estén en condiciones plenas de abastecer la demanda. Como las cosas se hicieron al revés falta producción bien fortalecida. Hay productores que están incorporando tecnología, la demanda es mucha y muchos le venden a Bolivia. Otros grandes establecimientos compran la materia prima en esta zona y después el consumidor compra los productos con valor agregado como los chorizos, matambritos ya elaborados por esos frigoríficos. En definitiva lo que falta es producción. Se debe incorporar alguna estrategia del estado, ayudar a los pequeños productores y los municipios porque la demanda de carne de cerdo seguirá en aumento", explicó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...