Eduardo Flores: “En Juventud sentí el peso de la camiseta, el valor del escudo” 

Desde Misiones arribó el arquero Eduardo Flores para jugar en Juventud Antoniana, en la primera parte del torneo Regional Federal Amateur. Flores, de 25 años, tuvo sus inicios en Independiente de Avellaneda, luego se fue a San Lorenzo de Paraguay, 1º de Mayo de Formosa, Guaraní Antonio Franco y Crucero del Norte, ambos de Misiones. Y se mostró dispuesto a continuar defendiendo el arco antoniano, cuando vuelva el fútbol.
¿Cómo se dio esto de venir a Salta?
Cuando estaba, justamente en Crucero del Norte, ya finalizando casi el año se comunicó la dirigencia de Juventud. Y me propusieron venir a Salta para jugar, para sumar y para ascender porque se estaba armando un lindo plantel y querían contar son mis servicios para el inicio del torneo. Me gustó la propuesta. Además, en Crucero no estaba sumando entre los 11 titulares, digamos, y decidí trasladarme a Salta. Y una vez que estuve en Juventud sentí el peso de la camiseta, el valor del escudo y eso me daba más ganas y sentía esas ansias de conseguir el objetivo.
Fue un corto tiempo para demostrar por qué de trajo Juventud...
Sí. Me estaba amoldando a lo que es el club, la institución, su gente. Y no conocía más que por el nombre, porque nunca había jugado en un Federal A, ni nada de eso, cuando llegué me di cuenta de lo grande que es Juventud y de verdad que no se merecía jugar en esta categoría. Me entusiasmaba mucho el hecho de conseguir un ascenso. Si Dios quiere y si esto se reanuda en septiembre, ya acordé con la dirigencia seguir en el club y lograr lo que nos propusimos. Fue un corto tiempo y recién pasamos a la segunda fase. Pasó todo esto y creo que tanto yo, como la dirigencia y mis compañeros adentro de la cancha, se quedaron con las ganas de seguir jugando el campeonato y de lograr la estrellita con Juventud.
¿Por qué decís que esta camiseta pesa?
Porque es un club grande, porque te exigen. No es lo mismo que en otros clubes. Jugué en un club en Paraguay y nos íbamos al descenso, descendimos y, es más, se descendió dos veces en forma consecutiva, de la primera a una intermedia, que vendría a ser la B Nacional de ellos y de la B a la tercera categoría del fútbol paraguayo, y nunca recibí mensajes, nunca recibí nada. Se tomó que se descendió dos veces y punto. Pasan muchas cosas por la cabeza de los jugadores, pero por el hincha, por ejemplo, no se sintió tanto el descenso como en otros clubes. En un torneo Regional Federal Amateur, se siente un desafío muy fuerte y de volver a una categoría más alta, porque Juventud lo merece. Por eso digo que pesa la camiseta en el sentido de que no es cualquiera que se la pone. Un vez que te ponés la camiseta de Juventud asumís el compromiso que en el fútbol se requiere.
Con tanta presión hay que mantener el equilibrio emocional...
Sí, son muchas cosas, cuando yo llegué, el profe (Víctor) Cuéllar, Adrián (Cuadrado) Nito (Luis Morales), el profe de arqueros, mucha gente te está insistiendo en el día a día. Sin decirte más y para ser más específico, nosotros nos conectamos; ya sabemos que el Regional se dio por terminado. Hay un 50% que se pueda reanudar en septiembre, pero no se sabe si se puede incorporar jugadores. Si se pueden ir jugadores. Si puede ser completamente algo nuevo, más allá de todas esas cosas, el cuerpo técnico, el preparador físico siguen insistiendo que entrenemos. Hace unos cuarenta minutos (el sábado), yo terminé de entrenar por medio de la aplicación Zoom con mis compañeros. Con la incertidumbre de nos saber cuándo se reanudará el torneo, Juventud sigue entrenando como si estuviese jugando, eso es una gran diferencia y no todos los clubes lo están haciendo.
¿Hay un acuerdo para que puedas seguir?
Pude hablar con la dirigencia ni bien ingresamos en la cuarentena. Estoy muy conforme con el club y con el trato; sí hablamos de continuar si esto se reanuda. Ahora, si sale algo mejor para mi, seguramente, lo tendré que pensar, pero de verdad me siento muy comprometido con Juventud porque llegué para lograr algo. Me entusiasmó la camiseta, me entusiasmo su gente y es como una obsesión personal. 
¿Cumplieron con tus salarios?
Sí. Justo estaba hablando con un compañero, me cumplieron hasta último momento. Quedó un detalle por cerrar, pero confió plenamente en ellos que lo van a cumplir. Inclusive, cuando paso esto de la cuarentena me quedé sin mi señora y mi hijo, porque ellos se fueron a la casa de mis suegros en La Rioja y me quedé solo en Salta en un hotel. El club me bancó en todo momento, en lo económico me respaldaba. Me pagaron un remís particular para viajar y reencontrarme con mi familia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...