Los jugadores de River le dijeron sí al tope salarial por la crisis sanitaria

La pandemia de coronavirus cambió la vida de la gente, modificó cientos de paradigmas y el fútbol no fue nunca la excepción. La crisis sanitaria mundial con sus lógicas consecuencias afectó a grandes y a chicos en medidas similares.

La interrupción de la temporada en el fútbol argentino obligó a los clubes a buscar alternativas para poder cumplir con sus obligaciones, en un contexto en el que los ingresos se restringieron de manera abrupta e inesperada. 

Por eso, algunas instituciones acordaron rebajas salariales para sus jugadores y otras, como es el caso de uno de los clubes más poderosos del país, River Plate, topes mensuales. Y no se les cayeron los “anillos”, ni a los dirigente ni a los futbolistas del plantel que conduce el entrenador Marcelo Gallardo.

Según informó en las últimas horas el portal partidario riverplatense La Página Millonaria, la dirigencia que encabeza Rodolfo D’Onofrio llegó a un acuerdo con el plantel. ¿En qué consiste? En que ningún futbolista recibirá más de 250 mil pesos por mes hasta que la situación general vuelva a la normalidad.

Este acuerdo no significa que los profesionales riverplatenses resignen parte de sus sueldos, sino que el excedente de aquellos que debían percibir salarios mayores se acumulará como deuda y se cancelará una vez que la pelota vuelva a rodar y el club retome todas sus actividades.
Una vez que la comisión directiva aseguró los pagos de abril para todos los empleados, para lo cual fue fundamental el acompañamiento del socios, los jugadores arreglaron lo suyo. Se trató de una negociación interna que excedió a Agremiados: claro, hoy los jugadores de River no se ven representados por el gremio y entienden que Marchi les soltó la mano cuando se tomó la decisión de no jugar aquel partido contra Atlético Tucumán.

En definitiva, no se trata de un recorte: es, ni más ni menos, refinanciar salarios que en estos momentos de economía de guerra en los que la CD está sentada encima de la caja traerían muchos dolores de cabeza.

En línea con esta decisión, en Núñez recibieron la buena noticia de que hubo un alto cumplimiento del pago de la cuota por parte de los socios, lo que alivia un poco la situación financiera.

Es que los directivos calculan una baja de hasta un 50 % de los ingresos: el ticketing y los abonos son dos bajas muy sensibles para River, que maneja un presupuesto anual de unos 7.000 millones de pesos. Por eso el dinero que aún otorga la televisión no tiene el mismo impacto que en otras instituciones de Primera. Por suerte, hasta acá, los principales sponsors no cortaron la cadena.

Mientras tanto, se sigue especulando con la posibilidad de que algún equipo europeo haga una fuerte inversión por alguna joven figura de River (Martínez Quarta, Montiel, De La Cruz y Borré son los apuntados) y que eso permita acomodar los números frente a este particular presente.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...