Lleva tres meses cerrado un comedor en Rosario de la Frontera

En el barrio San Martín funcionaba el comedor infantil Virgen del Milagro, al que asistían más de sesenta niños de muy bajos recursos. Días antes que empezara la cuarentena dejó de funcionar por falta de recursos. El barrio San Martín está ubicado al sur de la Ciudad Termal y es uno de los barrios más humildes de Rosario de la Frontera. Allí mismo se encuentra el basural a cielo abierto, y la mayoría de las familias no tiene trabajo formal; viven de lo que rescatan de la basura, lo que representa una postal desoladora.

Sonia Arjona, ama de casa y madre de cuatro hijos, era la encargada de cocinar a los niños y recibía un subsidio de mil cien pesos ($1.100) por mes, y ahora ya no lo tiene.

La mujer expresó a El Tribuno: "Hace más de noventa días que el comedor está cerrado. Los chiquitos que acudían tienen de seis meses de edad hasta 12 años".

"Al comedor venían entre sesenta y setenta niños a almorzar. Desde que cerró, los chicos vienen a mi casa todos los días a preguntar si cuando vamos a abrir, pero yo no sé qué responderles", lamentó.

"Doña Sonia, ¿va a abrir?"

Sonia y su marido viven de las changas que consiguen revolviendo la basura. Juntan cartones, plásticos y aluminio para luego venderlos y así subsistir.

"Es una tristeza muy grande que tengo, porque es muy duro decirles que no hay para comer, y eso los más chiquitos no comprenden, vienen a casa y me preguntan: "Doña Sonia, ¿cuando va a abrir el comedor?, y eso me parte el alma", expresó quebrada en llanto. "Ellos todos los días estaban presentes a las 12 en punto", lamentó.

Una vecina manifestó: "Este barrio desde que tenemos uso de razón siempre fue lo mismo, nunca nadie nos ayudó a mejorar en nada. Lo único que hicieron el año pasado es un cordón cuneta".

También señalaron que el centro vecinal del lugar está a cargo de un hombre hace más de 20 años, y que jamás hizo nada por las necesidades del barrio. "Como él trabaja en la Municipalidad y recibe un sueldo, qué le importa".

"Pero la mayoría de los que vivimos acá no tenemos trabajo, como usted podrá ver, acá somos todos muy pobres, y no nos queda otra que basurear", dijo la mujer.

Un vecino aseguró que "nunca ningún político se acerca a ver nuestras necesidades, el único que viene acá todos los días es el agente sanitario".

Luego Sonia expresó: "Acá la realidad es que no le alcanza a nadie para alimentar a sus hijos. Mi marido lo que hace es juntar cartón, plástico o aluminio para poder salir adelante. Antes desde la Municipalidad me pagaban mil cien pesos mensual, y eso tampoco me alcanzaba. Pero después me dejaron de dar ese pago que era el único trabajo que tenía, ahora solo estoy con mis hijas viviendo como podemos", expresó el ama de casa.

Ante la pregunta de una posible solución, Sonia respondió: "Sería muy bueno que el comedor se vuelva a reabrir y que me ayuden con los chicos, que vuelva a funcionar".

"También es muy importante que los chicos por lo menos reciban una copa de leche, porque la mayoría toma leche, en especial los más chiquitos y los bebés", pidió esperanzada.

En cuanto a la mercadería que se necesita para poder funcionar, señaló: "No tenemos absolutamente nada, ojalá nos pudieran ayudar con todo tipo de mercadería, nos hace falta de todo".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...