Historia, riqueza y recuerdos tras los muros  del Cabildo

Ubicado sobre la calle Caseros, el Cabildo marcó por varios siglos el paso que debía seguir la ciudad de Salta desde el orden político hasta el orden arquitectónico. Es el Cabildo mejor conservado en el todo el país y tiene en su interior una historia de varios siglos. El edificio se ubica en el solar original que destinó el fundador de Salta. Desde aquel entonces se construyeron varios edificios que se fueron deteriorando.

El Cabildo toma su fisonomía actual en 1776, cuando se crea el Virreinato del Río de la Plata. A partir de ese momento se lo reforma; en 1789 se hacen casi todos los cambios actuales y a principios de siglo XIX se construyó la torre y se colocó la veleta del diablo. En esos años se conformó la galería de arcos del patio principal. Ya era 1810. Posteriormente, esas recovas, características del edificio colonial, se fueron replicando en las demás edificaciones que rodean la plaza 9 de Julio, dándole a la ciudad de Salta una fisonomía única. 

 

En la actualidad, su director, el arquitecto Mario Lazarovich, junto a un grupo de 25 personas se encarga de mantener en actividad y perfecto estado no solo al Cabildo, sino también al museo Presidente José Evaristo Uriburu y el museo Posta de Yatasto, que conforman el Complejo Histórico del Norte.

En el ingreso al Cabildo se encuentran las primeras salas de exposición que cuentan con la muestra de la etapa arqueológica, donde se pueden ver las producciones de los primeros habitantes de la región y las primeras aldeas. Estas piezas llegaron en su mayoría de la zona de los Valles Calchaquíes: cuchillos, cerámicas y pipas. Las piezas tienen unos 10 mil años antes de la conquista española. Muchas de estas piezas siguen siendo investigadas, como es el caso de una urna funeraria de Santa María, Catamarca, que tiene detalles en su interior que están siendo estudiados. 

Las salas del Cabildo alojan un gran patrimonio cultural, cuentan con un sistema de seguridad en las salas y las vitrinas a los fines de evitar posibles robos como el ocurrido en 2003, con “El Suplicante”, un ídolo de piedra del período prehispánico temprano, el cual nunca se logró recuperar, por lo que el Museo muestra una réplica del mismo.

Luego del paso por la última sala, con la exposición de los habitantes originarios de la región se accede a un segundo patio. Desde ahí se puede tomar la escalera al primer piso, no sin antes recorrer las salas de arquitectura. 

“Muchos de los elementos que encontramos en la sala de arquitectura se fueron recolectando de edificios de la ciudad y de distintos puntos de Salta, y muestran el desarrollo de la construcción y sus elementos desde la llegada de los españoles hasta incluso la primera oleada de inmigrantes”, destacó el arquitecto Lazarovich.

En la sala de arquitectura se pueden encontrar las dobles puertas esquineras, que todavía se pueden ver en algunos edificios que son en la actualidad patrimonio arquitectónico. “Estas dobles puertas esquineras tenían una función. Se utilizaban en los negocios. Estas puertas se pueden abrir por partes, en cuatro”, detalló el director del Cabildo. 

En este mismo espacio se encuentran las primeras rejas de madera, dinteles tallados con fechas de 1968, los primeros adobes de 70 cm de largo. 

Arte sacro, prendas y armas del 1810, esperan la reapertura

La llegada de la cuarentena a Salta obligó al personal del Cabildo a reorganizar sus muestras y agenda de actividades. Eje de todas las fiestas patrias, escenario para la representación de la historia tanto para adultos como para los chicos en edad escolar, el personal del museo preparó una serie de recorridos virtuales que los salteños pueden disfrutar en el Facebook del Museo Histórico del Norte. 

Entre los presentes que recibieron a El Tribuno, en las salas del Cabildo estuvo Teresa Gutiérrez, museóloga; Nelba Cabezas, historiadora; María Campero de Larrán, conservación y Mario Querued, documentación; como parte del equipo que en su mayoría sigue realizando tareas desde sus casas como medida preventiva del COVID-19. 

Frente a la pandemia, el Cabildo, si bien no abre al público, dos veces a la semana recibe a su equipo que realiza limpieza y control de cada una de las piezas, revisando temperaturas, humedad y estado, para evitar su deterioro. En este tiempo sus miembros también se dedicaron a la organización de registro de fotos e imágenes, como así también al armado de muestras como la sala de Belgrano y de los Gobernadores, que espera para ser abierta al público en general. 

La muestra de arte sacro se encuentra resguardada en el primer piso del Cabildo. Allí se puede ver un retablo dorado a la hoja, una técnica de cobertura de la madera. “Cuanto el dorado es muy intenso es una muestra de oro verdadero. Estas piezas son del siglo XVIII y pertenecían a la Hermita de San Bernardo”, explicó María Campero de Larrán. 


Una obra de Melchor Pérez de Olguín también se puede apreciar en un óleo que data también del siglo XVIII. Este cuadro, “San Pedro de Alcántara”, tiene la firma del artistas y fue recuperado gracias la Fundación Tarea, que recuperó obras de los siglo XVII y XVIII en todo el país. 

También en la sala 4 de arte sacro se pueden encontrar las denominadas imágenes de vestir. “Eran cabezas talladas, con ojos de cascarón de vidrio. También se les puede sacar las manos. Son imágenes de bastidor que cubren con telas”, detalló la especialista en conservación. 

El primer director del Cabildo, monseñor Miguel Ángel Vergara, fue el encargado de guardar la colección de arte sacro del Cabildo por años. “Incluso, muchas de las obras fueron recuperadas de la primera catedral que se ubicó en las esquina de Mitre y Caseros, donde en la actualidad se levanta una confitería, el Centro Cultural América y la Casa Day”, destacó Mario Lazarovich. 


María de Larrán por su parte agregó que las obras que exponen en estos salones del arte cuzqueño y limeño se fueron incorporando a la plástica de la región de Salta. “Una muestra del arte de Quito se puede apreciar en las imágenes del San José y María , que se ubican en la sala de arte sacro también”, expresó.

El púlpito de la Compañía de Jesús de Salta del siglo XVIII, que es una muestra del dorado a las hojas y las tallas en maderas, con imágenes en detalle.

“Uno similar se encuentra en la Catedral de Jujuy. En Salta se lo tiene gracias a las gestiones de monseñor Vergara, que nos permite contener dos salas de arte sacro. También tenemos un retablo popular de Puerta la Paya, con una fuerte influencia boliviana. Hoy en algunas capillas de Iruya se encuentran estos retablos hechos con manos populares”, detalló Lazarovich.

Entre las colecciones destacadas está una muestra de diversos Cristos, que Larrán describió y destacó que, “según al postura de la cabeza del Cristo, se identifica la época de la obra”. La mayoría de las piezas con las que cuenta el Cabildo son del siglo XVIII, que incluso cuenta con una imagen de plomo de la ciudad desaparecida de Esteco que cuenta con una cabina especial de conservación para evitar del desgaste de la misma. 
En la planta baja ya se encuentra organizada una sala en homenaje a Manuel Belgrano y otra a los gobernadores de Salta, desde donde se espera poder transmitir próximamente cursos de historia de la misma.
 


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Cultura

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...