Indígenas apelan a la miel y los "yuyos" del monte para protegerse del COVID-19

Aunque no se registre en ninguna fuente oficial, el coronavirus ya está instalado desde hace varias semanas en las comunidades indígenas tartagalenses de las ruta nacional 86, y en Santa Victoria Este donde ya están hablando de un desborde de casos. Sobre la ruta nacional 86, en Rivadavia Banda Norte, la situación es diferente y hubo un éxodo de los indígenas que se alejaron de los criollos.
En las comunidades de la ruta nacional 86 las comunidades indígenas decidieron desistir del hospital Juan Domingo Perón. “Nosotros estamos enfrentando a una pandemia sabiendo que el hospital colapsó. No hay médicos, no hay enfermeros. Es por eso que salimos a buscar miel y yuyo del monte que calman la tos y la fiebre. Estamos acudiendo a lo que conocemos”, dijo Nancy López, cacica de la comunidad Mi Troja.
Lo que dice la autoridad indígena es que ellos se están curando solos, con los remedios del monte y que ya no van al Perón porque está desbordado. Estos enfermos entonces no están en los registros de casos del Ministerio de Salud de la Provincia.
Lo confirma en carne propia el cacique Isaías Fernández, de la comunidad Weenhaey Kyelhyuk, (El Quebracho, en castellano), que está al lado de Nancy López. 

 

Nancy López


“Desde hace tres semanas que tengo coronavirus. Es muy feo, doloroso, pero ya lo estoy pasando. Ya tengo más fuerzas, no tengo tanta fiebre, pero aún no tengo sentido de gusto ni olfato. En mi comunidad somos cinco los enfermos y ninguno fue al hospital porque no hay cama, no hay médicos, nada de enfermeros, la gente está en el piso. Entonces decidimos mandar a los niños al monte a buscar miel, eucalipto y otras plantas que nos sirven para hacer vapores y con eso contrarrestar la tos, la fiebre y el malestar”, dijo Fernández.
El cacique dijo que en la comunidad “KM6”, que está más oeste, hay más enfermos que no van al hospital y que el sábado pasado habría fallecido por la enfermedad un cacique.

Isaías Fernández


Todo es muy grave porque el cacique habla de un colapso que lleva al menos tres semanas.
En Santa Victoria Este, fue el vicepresidente del Concejo Deliberante local, Samuel Gilobero, quien salió a advertir a la prensa su “preocupación” por las comunidades indígenas que habitan en las márgenes sur del Pilcomayo. “Ya hay casos de COVID-19 y temen que el fallecido de las últimas horas haya sido por esa coronavirus”, dijo Giloberto. 
En medio de una disputa interna que afecta a la Intendencia, todos los legisladores reclamaron la presencia del Comité Operativo de Emergencia (COE) y de los controles por la ruta 54.

Matacos

“Los matacos de Morillo son diferentes a los indígenas de otras zonas. Acá levantaron todas sus cosas y se perdieron en el monte rumbo al río Bermejo”, dijo el vecino Félix Rodríguez.
Hubo todo un éxodo para respetar el aislamiento. De vez en cuando llega uno, carga mercadería y se vuelve al monte en silencio. Le temen al criollo porque saben que es foco de contagio. Todos y todas usan sus tapabocas y cumplen con la premisa de que estar aislados es el único remedio que existe.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...