¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
3 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

El padre de Solange demandará a Córdoba

La joven tenía cáncer y al padre no lo dejaron ingresar a la provincia a causa de la pandemia.
Domingo, 23 de agosto de 2020 01:46

Tras la muerte de Solange Musse, la mujer que tenía cáncer y no pudo despedirse de su papá debido a que no lo dejaron ingresar a la provincia de Córdoba, el hombre dijo que demandará al Gobierno de esa provincia por daños y perjuicios por "la ilegalidad y arbitrariedad" con la que se habrían manejado las autoridades al no permitirle llegar a Alta Gracia para ver a la mujer en vida.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Tras la muerte de Solange Musse, la mujer que tenía cáncer y no pudo despedirse de su papá debido a que no lo dejaron ingresar a la provincia de Córdoba, el hombre dijo que demandará al Gobierno de esa provincia por daños y perjuicios por "la ilegalidad y arbitrariedad" con la que se habrían manejado las autoridades al no permitirle llegar a Alta Gracia para ver a la mujer en vida.

Ayer la Justicia cordobesa le permitió asistir al sepelio. "Hubiese querido abrazar a mi hija en vida, no en un cajón", lamentó.

Solange tenía 35 años y, acompañada por su mamá, cursaba una terapia oncológica en Córdoba. Su papá, Pablo, a quien no veía desde febrero, intentó llegar a la provincia para acompañarla, pero agentes sanitarios no lo dejaron entrar. El hombre partió desde Plottier, en Neuquén, con la intención de llegar a Alta Gracia, localidad ubicada a 34 kilómetros de la capital cordobesa.

Además de tener los permisos correspondientes para trasladarse durante la cuarentena, uno de los requisitos para ingresar a esa provincia es someterse a un hisopado que arroje resultado negativo por coronavirus dentro de las 48 horas anteriores al viaje. Llegó a Huinca Renancó, ubicado en el límite con La Pampa, el domingo pasado a las 6 de la mañana.

Como él no había podido costear el test por su cuenta, allí le hicieron dos hisopados que arrojaron "resultado dudoso". Los agentes sanitarios le explicaron que los diagnósticos no significaban que tuviera coronavirus, pero que podría haberlo tenido o que podría, tal vez, tratarse de una infección. De todas formas, no lo dejaron ingresar a Córdoba.

Según contó Pablo, el director del hospital de la ciudad en la que le hicieron el control fue quien dio la orden de que regresara a su casa. Salió desde allí con custodia y, en el trayecto, lo acompañaron ocho móviles policiales que fueron turnándose de acuerdo a los distritos. Tanto a él como a su cuñada, que viajaba como acompañante, les prohibieron entrar en algún lugar para ir al baño.

Finalmente, el juez federal N´1 Ricardo Bustos Fierro autorizó en la jornada de ayer a Pablo y a una tía de Solange a trasladarse desde Neuquén para que puedan estar presentes en el sepelio. "Lamentablemente llego tarde. No alcancé a cumplir el deseo de mi hija, que era abrazarla y estar con ella", le dijo el hombre al medio local Cadena 3. "Hubiese querido abrazarla en vida, no en un cajón", lamentó.

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD