La dueña de un local de lencería ubicada en Ensenada, provincia de Buenos Aires, forcejeó con un ladrón que ingresó a su comercio a punta de pistola y logró echarlo a los empujones sin que concretara el robo. El hecho ocurrió el lunes por la noche. El comercio está ubicado a dos cuadras de la Municipalidad y a seis de la comisaría 1ª, del centro de Ensenada.

De acuerdo a lo registrado por las cámaras de seguridad, Karina Alach, de 46 años y dueña del local, se encontraba ya con la persiana baja, dispuesta a cerrar su comercio. Sin embargo, como aún tenía la puerta abierta, un ladrón vio la oportunidad para cometer un robo, no dudó y entró.

El delincuente ingresó con la cara tapada y con una pistola en la mano, mientras Alach ordenaba el local, ya que una clienta acababa de salir. No bien lo observó ingresar se sorprendió y dio unos pasos hacia atrás. El ladrón se le acercó, corrió ferozmente un mueble y apuntándole le exigió el dinero del caja. El delincuente, en ese instante, quedó ubicado apenas a centímetros de la víctima.

La escena duró pocos segundos, pero Alach y el ladrón se trenzaron en una suerte de pelea. Primero, el delincuente la tomó del cuello, ella se resistió y comenzó a luchar para zafarse y sacarle el arma. Tal fue la fuerza que ejerció que logró llevarlo hasta la puerta por donde había ingresado.

Allí, la mujer lo tiró al piso y se le fue encima cuando el ladrón ya tenía medio cuerpo afuera del local. Entonces, rápidamente, el delincuente se puso de pie como pudo y se lanzó a correr.

“En un momento mi dedo quedó sobre el de él en el gatillo y pensé en tirar, pero me acordé del abuelo de Quilmes y me dije: No, ¿para qué?”, contó al diario local El Día, en referencia al jubilado Jorge Ríos, quien el viernes 17 de julio mató a uno de los cinco ladrones que entraron a robar en su casa.

“Lo primero que me dijo fue que le entregue la plata. Yo le iba a dar lo que tenía, los 500 pesos miserables que tenemos ahí, porque la venta había sido cero, es la verdad. Pero se me acercó mucho. Y le dije: Mirá que las cámaras te están filmando, como para que se fuera”, afirmó luego Alach, en diálogo con Telefe Noticias.

Y siguió: “En ese momento fue que me agarró e intentó tirarme contra el piso. Y ahí fue cuando también vi el arma. Se la quería sacar. Es lo único que se me pasaba por la cabeza en esos segundos. Y menos mal que no se la saqué porque si lo hacía lo mataba”.

“No me dio miedo. Soy una persona que no le tiene miedo a nada. Pero lo que realmente me da bronca es que casi pierdo mi vida por 500 pesos”, sostuvo.

Sin embargo, la dueña del comercio afirmó que tuvo “suerte” de no haber salido herida. “Hoy en día reaccionar no sé si está bien, pero quería matarlo”, admitió la mujer.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...