Buscan que el Museo de Ciencias Naturales sea Monumento Histórico

Agotado por el paso de los años y por intervenciones que dañaron severamente su estructura y su belleza, el Pabellón Centenario, sede del Museo de Ciencias Naturales, espera -con una mezcla de ilusión y desesperanza- ser declarado Monumento Histórico Nacional. 

Tal vez, de esta manera, Salta y el país reconozcan en él su valor arquitectónico e histórico y su aporte a la vida social y cultural de la ciudad, que reniega de todo pasado que no sea colonial.

Desde diciembre de 2018, comenzó a gestarse la posibilidad de que la obra del arquitecto Francesco Gianotti, situada en el parque San Martín, sea declarada Monumento Histórico.

En esa fecha, el director del museo, José Corronca, quien llevaba dos meses en el cargo, obtuvo autorización de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), de la que depende esta institución, para comenzar a hacer los trámites.

Desde entonces, tras nueve años de acefalía en la institución, el profesor de Artrópodos comenzó a reunir los papeles que se necesitan para postular a este edificio ante la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos.

Esta fue una de sus propuestas en el concurso para convertirse en director. El hombre destacó que cuenta con el apoyo de las autoridades y espera obtener la declaratoria antes de que termine su gestión, en octubre de 2021. 

El edificio y el parque 

Fabio Grementieri, vocal de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, reconoció el valor patrimonial del Pabellón Centenario y explicó que este es importante no solo por sí mismo sino también como componente del parque San Martín. Consideró que una declaratoria debería incluir a todo el conjunto.

“Últimamente es raro que declaremos un edificio aislado. Se puede hacer, pero preferimos que corresponda a una serie o a un sistema patrimonial identificado con un tipo edilicio, un período, un estilo o un tipo de tecnología”, señaló el experto.

Para avanzar con la declaratoria, consideró que se debería trabajar primero a nivel municipal y provincial: “Corresponde analizar el edificio como parte de la composición y de la historia del parque y hacer un análisis del estado actual, cómo sirve a sus funciones, qué partes se conservan mejor de la obra original... Ver el impacto patrimonial del conjunto del parque y del propio edificio, una posible ampliación, una extensión, un traslado o lo que se esté pensando”.

La obra de Francesco Gianotti, en una foto que posiblemente sea de 1918.

Más allá de lo colonial

Grementieri comentó que la Comisión trabaja desde hace tres años con la Municipalidad de Salta para declarar distintos conjuntos de monumentos, sitios y áreas que son muy valiosas y reflejan la historia y la identidad completa de la ciudad, sin restringirla solo a lo colonial.

El miércoles último se reunieron con referentes de las nuevas gestiones municipal y provincial para avanzar en la identificación de diversos estratos del patrimonio de la ciudad, más allá del centro histórico.

El arquitecto advirtió que en Salta se propició mucho el cuidado del casco central, pero reconoció que hay otros espacios que es necesario consagrar como patrimonio y proteger: “La ciudad tiene distintos componentes que son muy valiosos y, cuando se los empieza a visibilizar en conjunto, adquieren otra dimensión”.

Explicó que la Salta actual no se construyó solo durante el período colonial, a principios del siglo XIX: “En las ciudades pasa como en el planeta, que hay rocas de distintas etapas geológicas, pero en un corto período de tiempo”.

Observó que la ciudad tiene mucho patrimonio de la segunda parte del siglo XIX y del XX: comentó que el conjunto del parque San Martín constituye un ejemplo del tipo de arquitectura, urbanismo y paisajismo de la primera parte del siglo anterior.

La obra y el autor

De acuerdo con la investigación de la historiadora María Vuksanovic, el Pabellón Centenario Salta fue encargado por la Municipalidad a Francesco Gianotti. Se comenzó a construir en enero de 1914 y se entregó el 22 de noviembre de 1915.

Hasta 1931 funcionó como confitería “elegante” y cinematógrafo. Luego, el interventor en Salta, Raymundo Meabe, arrendó el edificio al Sporting Tennis Club, que lo tuvo como sede hasta septiembre de 1949.

En septiembre de 1950 se instaló allí el Museo Provincial de Ciencias Naturales, creado dos meses antes. En enero de 1953, la provincia lo transfirió a la Universidad Nacional de Tucumán, institución de la cual dependió hasta la creación de la UNSa, en 1972.

Imbuido de las tendencias modernas europeas, como el art nouveau y la Sezession, Gianotti diseñó el palacio Usandivaras y rediseñó el mercado San Miguel, entre otras obras. En Buenos Aires hizo la galería General Güemes y la confitería El Molino.

“Hacer visible lo escondido”

El año pasado, Vuksanovic, junto a arquitectos de la ciudad de Buenos Aires y de La Plata, presentó una propuesta de intervención patrimonial al Pabellón Centenario en un concurso convocado por el Fondo Nacional de las Artes.

El proyecto buscaba reconocer, recuperar y promover la obra de Gianotti en Salta a través de la preservación y puesta en valor del edificio. Los autores plantearon su importancia en la historia del urbanismo y la arquitectura salteña y como primer referente del estilo modernista en la ciudad.

El equipo estaba integrado por Carolina Martínez, Lucas Álvarez Estelrrich y Guillermo Gabriel Zarza, Horacio Eduardo Caride Bartrons y María Vuksanovic.

“Si bien no ganamos, una de las intenciones era hacer visible este patrimonio que está escondido en Salta”, expresó la investigadora de historia del arte.

La mujer observó que en el imaginario “está la idea de que Salta es una ciudad colonial y se niega el estilo moderno”.

Consideró que detrás de este diseño hay una idea de ciudad relacionada con la belleza, algo propio de las urbes que empezaban a modernizarse a principios del siglo XX.

Vuksanovic lamentó las sucesivas intervenciones que tuvo el edificio desde la década de 1960. Consideró que estas “lo degradaron, le quitaron su identidad, su función original y lo hicieron menos valioso en cuanto al legado artístico”.

Con una visión a futuro, advirtió que el rol de este espacio debería ser distinto y que la UNSa y las ciencias naturales “se merecen un museo mejor, nuevo y actualizado”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...