Unos 32 soldados armenios murieron en combates con Azerbaiyán

Al menos 15 soldados armenios más murieron en los combates de Nagorno Karabaj con las tropas de Azerbaiyán, llevando a 32 el total de militares muertos, informó el lunes el ministerio de Defensa de esta provincia secesionista apoyada por Armenia.

Cinco civiles azerbaiyanos y dos civiles armenios de Karabaj también fallecieron, elevando a 39 el total de muertos desde el inicio de los enfrentamientos el domingo. Por el momento, Azerbaiyán no dio cuenta de eventuales bajas militares.

Sin embargo, el balance podría ser más grave ya que los dos campos afirman haber infligido centenas de pérdidas al adversario, difundiendo en particular imágenes de blindados destruidos.

El presidente de Nagorno Karabaj, Araik Arutiunián, comunicó el domingo a través de su página de Facebook que “decenas” de militares fallecieron, o resultaron heridos. “Hay decenas de heridos entre la población civil, y también hay muertos”, añadió.

Arutiunián comunicó que Azerbaiyán había utilizado para su ofensiva “cazas turcos F-16”, que habían llegado al país “hace un mes” con “el pretexto de participar en unas maniobras”.

Si bien Arutiunián no precisó el número de militares muertos en un primer momento, el Ministerio de Defensa de Nagorno Karabaj ha ido actualizando a lo largo de la noche del domingo el número de bajas, publicando la identidad de los soldados fallecidos, según ha publicado la prensa armenia. Además, afirmó por otra parte que había reconquistado posiciones perdidas el domingo.

Por su parte, Azerbaiyán afirmó que había conquistado más territorios.

Las Fuerzas Armadas azerbaiyanas “atacan las posiciones enemigas con cohetes, artillería y la aviación” y “tomaron varias posiciones estratégicas en los alrededores del pueblo de Talych. El enemigo retrocede”, afirmó el ministerio de Defensa de Azerbaiyán.

Por su parte, Azerbaiyán informó este domingo de ataques del Ejército armenio contra sus instalaciones militares en la región, así como contra civiles, aunque no ha determinado el número de bajas y heridos todavía.

En los últimos años, Azerbaiyán destinó una parte importantes de sus ingresos petroleros a la compra de armamento.

Tras varias semanas de retórica bélica, Azerbaiyán dijo que lanzó una “contraofensiva” mayor en respuesta a una “agresión” armenia, recurriendo a la artillería, los blindados y aviones contra la provincia controlada por los separatistas armenios.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió este domingo el cese “inmediato” de las hostilidades en la región y el regreso “sin demora a las negociaciones”.

Guterres condenó el uso de la fuerza y lamentó las recientes pérdidas humanas y reiteró “su pleno apoyo al importante papel del Grupo de Minsk” de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el foro internacional que desde 1992 trabaja en una situación pacífica para el conflicto de Nagorno Karabaj.

Por su parte, Estados Unidos, uno de los países que forma parte del Grupo de Minsk, condenó también “en los términos más enérgicos” estos últimos episodios.

El Departamento de Estado de Estados Unidos informó de que su subsecretario, Stephen Biegun, se puso en contacto con los ministros de Asuntos de Exteriores de Armenia y Azerbaiyán “para instar a ambas partes a que cesen las hostilidades de inmediato”.

“Instamos a las partes a trabajar con el Grupo de Minsk para volver a las negociaciones lo antes posible”, dijo el Departamento de Estado estadounidense a través de un comunicado.

Azerbaiyán perdió el control de Nagorno Karabaj tras el derrumbe de la Unión Soviética y después de una guerra que dejó 30.000 muertos y concluyó con un alto el fuego firmado en 1994.

Los combates que estallaron el domingo, los más mortíferos desde 2016, causaron inquietud internacional y llevaron a la ONU, a Rusia, Francia y Estados Unidos a pedir un alto el fuego inmediato.

Turquía por su parte aportó su apoyo total a Azerbaiyán, por lo cual Armenia lo acusó de injerencia política y militar en el conflicto.

Moscú, que mantiene relaciones cordiales con los dos beligerantes y es el árbitro regional, se siente más cercano a Armenia, que integra la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza militar dominada por Rusia.

Con información de AFP y Europa Press
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...