“En la industria se tiene que pensar a largo plazo y sobre todo con reglas claras”

Maurizio Locatelli llegó hace 50 años a Salta desde Italia. “Tuve la suerte que mi padre eligió esta provincia para emigrar”, expresó el empresario en diálogo con El Tribuno. Se considera un salteño más y desde hace 30 años que está metido en la industria gráfica. Es dueño de gráfica Silmac, una empresa que sufrió los vaivenes de la economía argentina, aunque aclara que tuvo épocas buenas y malas pero nunca dejó de crecer. Actualmente también se desempeña como secretario de Industria y Producción, dentro de la Cámara de Comercio e Industria de Salta.

En una entrevista con este medio, el empresario local comentó que la industria, a raíz de la pandemia, está trabajando con el 50% de su capacidad instalada activa, sin embargo expresó que cuando finalice la amenaza del coronavirus, la recuperación del sector industrial será rápido. “Yo soy optimista, sé que pasa la pandemia y la industria va a resurgir muy rápido, sobre todo porque las importaciones se van a encarecer. El problema es que no sabemos cuando termina esta pandemia. No conozco ninguna industria que se haya cerrado en este tiempo. Si bien hubo reducción de horas en el personal, no hubo despidos”, expresó el empresario local. 

Es un momento especial para el sector porque se celebra la Semana de la Industria en un momento difícil donde la pandemia en algunos momentos frenó la producción. Me gustaría tener algunas consideraciones sobre esta fecha tan importante...

Primero vamos a hacer un poquito de historia sobre qué es lo que se celebra. Se festeja la primera exportación argentina, que fue un poncho y tejidos de Santiago del Estero a Uruguay. En cuanto a la situación de la industria actual, todos sabemos que son épocas difíciles, aunque Salta es una provincia que tiene unos empresarios industriales que son un orgullo a nivel nacional. No tenemos grandes industrias, salvo el Tabacal, el resto de la industria tiene entre 300 o 400 empleados, pero sí tenemos industrias que son un ejemplo para el norte argentino. En estos momentos la estamos luchando como todos en el país, no es la mejor época para hacer inversiones, pero estoy seguro de que todo pasa. No es el mejor momento para la industria porque en la actividad, la capacidad instalada activa está en el 50%, pero se sigue trabajando con todos los protocolos y esperando a que vengan mejores aires. No tengo miedo que la industria salteña se resienta con esto porque son industrias bien instaladas y que pasada esta situación van a volver a resurgir.

¿Cómo se acomodaron los empresarios salteños con esta nueva normalidad donde no hubo una cuarentena tan larga como en otras provincias?

Con el resto del país, la cuarentena dentro de todo las restricciones fueron bastante laxas. Se trabajó con protocolos, se abrió y cerró de acuerdo a los casos que hubo, pero la industria siguió funcionando en estos momentos. Yo soy optimista, sé que pasa la pandemia y la industria va a resurgir muy rápido, sobre todo porque las importaciones se van a encarecer. El problema es que no sabemos cuándo termina esta pandemia. No conozco ninguna industria que se haya cerrado en este tiempo. Si bien hubo reducción de horas en el personal no hubo despidos. No se puede hacer un cálculo hoy sobre que velocidad tendrá la recuperación industrial, pero la industria salteña está más dedicada al comercio local o dentro del país. Al comercio seguramente le cueste un poco más porque hay que volver a stockearse.

¿Sirvieron los programas o beneficios que lanzó el Gobierno nacional como el ATP?

Lo que más nos ayuda es el ATP a la industria y al comercio y no veo en este momento que haya voluntad de parte del Gobierno nacional de poner otra ayuda a la industria. Pienso que cualquier ayuda que ponga tiene que ser instantánea, no se puede poner una ayuda a largo plazo porque ni bien pase la pandemia la necesidad va a ser instantánea. Acá en Salta, se está promoviendo el consumo salteño. Hay un proyecto de ley que tiende a que todo supermercado grande tenga una góndola de productos salteños. Eso me parece muy bien que haya productos locales para que la gente que los quiera consumir pueda hacerlo. Pero eso depende mucho de la voluntad del empresario salteño de vender en el supermercado ya que no todos quieren hacerlo por el sistema de pago que tienen. La idea del proyecto que todavía no está aprobado me parece muy bien y son todos paliativos que nos van a ayudar a salir a flote más rápido.

¿Por qué afirma que se puede beneficiar el consumo interno con la pandemia?

Posiblemente ahora se incentive el consumo interno porque al ser más difícil y mucho más cara la importación por lo que la gente capaz tienda más a consumir productos nacionales. Quizás no productos salteños, porque los de acá la mayoría van al mercado interno, pero las fábricas a nivel nacional en este momento están produciendo al máximo porque la importación está muy cara. Se está sustituyendo importaciones por productos nacionales. De todas maneras, todo lo que estoy diciendo no va a ocurrir ya, todo lleva su tiempo. La industria no es como el comercio que mañana abro, pongo un nuevo producto y lo vendo. 

Muchos afirman que las empresas pequeñas y medianas son generadoras de trabajo pero que las industrias traen desarrollo ¿Qué necesita la industria para seguir creciendo?

Eso es así como vos decís. Yo tengo una empresa que tiene 30 años, hace tres décadas que estoy produciendo, que estoy en la actividad industrial y en este momento te puedo decir que es muy difícil innovar porque no es la mejor época. Los problemas de la industria son la falta de reglas claras. Lo que necesita el industrial es que no les cambien las reglas todo el tiempo. En cuánto a los préstamos, tienen que ser sencillos y a largo plazo. La industria tiene plazos más largo que los comercios. Entonces, si largan una línea de crédito para las industrias no pueden ser a uno o dos años. La industria siempre tiene que pensar como mínimo en cinco años. Es lo que tarda el proceso de la fabricación a la venta. No es rápida la industria, lleva su tiempo. En la industria se tiene que pensar a largo plazo y con reglas claras.

Los avances tecnológicos que se produjeron en estos tiempos de pandemia pegaron un salto exponencial donde hubo un ascenso en el teletrabajo, la proliferación de canales digitales o el crecimiento espectacular del comercio electrónico ¿Cómo se adaptó la industria a este cambio tan rápido y vertiginoso?

El home office en la industria fue administrativo y del sistema de ventas porque la industria trabaja con maquinarias y la mano de obra tiene que estar atrás de las máquinas y no de una computadora, en esos casos sirvió. En cuánto al avance tecnológico, la industria tuvo que meterse en los canales digitales para empezar a vender. Por ejemplo en la provincia tenemos Tienda Salta que es un producto que prácticamente le hace sombra a Mercado Libre. Tienda Salta es una innovación que va a pagar sus frutos pero con el tiempo. Hay empresas que se dedicaron a vender por internet y no les fue tan mal. Lo que pasa es que hay un problema de logística, donde Salta está un poco lejos de todo pero se está empezando incorporar canales electrónicos, donde no necesitas tanto personal para la venta como en un negocio cara a cara. Nos estamos acostumbrando al mercado electrónico, que lleva su tiempo, pero la pandemia nos obligó en parte a meternos y me parece bien porque tarde o temprano lo íbamos a tener que hacer. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...