Una mujer embarazada tuvo la sorpresiva visita del albañil que había trabajado varias semanas en su casa del Barrio Empalme, en Córdoba capital. El hombre se excusó con que pasaba a buscar algunas pertenencias que había olvidado en el domicilio.

Sin embargo, al notar que la mujer estaba sola, la empujó violentamente y se metió en la propiedad con fines de robo. “Me empezó a gritar y a amenazar, diciendo que estaba enojado porque culpa mía se había quedado sin trabajo”, relató la mujer de 31 años.

“Se me tiró encima y me pedía plata. Yo no tenía nada. Lo traté de empujar y me empezó a pegar manotazos. Yo tenía miedo por mi beba”, declaró a El Doce TV la víctima, quien transcurre 37 semanas de embarazo.

Es que el sujeto la tiró de panza al suelo y se subió encima de ella para asfixiarla. “Me empezó a ahorcar. Me tapaba la nariz y la boca y me decía que no gritara. Perdí la conciencia porque no podía respirar: me veía muerta”, agregó la mujer.

Cuando todo hacía prever una tragedia, la llegada de la empleada doméstica y sus gritos lograron que el albañil se apartara de la víctima. Sin embargo, no cejó en su búsqueda de dinero dentro de la vivienda y al no hallar nada, encerró a las dos mujeres en el patio para darse a la fuga.

La empleada fue quien logró salir a la calle para pedir ayuda a los vecinos. “No sabía si mi beba estaba viva”, dijo desconsolada la mujer. Finalmente, bañada en sangre y con heridas, fue traslada a un centro médico y aunque pasó tres días internada, salvó su vida y la de su beba.

“Él vino decidido a matarme. Si Ale (la empleada) no venía, él me mataba”, aseguró la mujer, quien tras la detención del agresor, ahora espera que la Justicia lo impute por intento de homicidio.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...