Rescataron a una perrita atrapada en una alcantarilla y evitaron que se ahogue

Kuky, una perrita salteña quedó en la tarde noche de ayer atrapada en el interior de una alcantarilla ubicada en la esquina de Laprida y pasaje Anta. Debido a la desesperación de verse encerrada allí, sumado a la lluvia que caía con cierta intensidad a esa hora en la ciudad capital, entró en estado de shock. 
La situación fue dada a conocer a través de las redes sociales por un vecino. Freddy Cabrera Lenes, un reconocido mascotero capitalino, vio el posteo en Facebook y sintió el impulso de acudir al lugar. “Cuando llegué había dos mujeres policías que estaban tiradas sobre el pavimento intentando rescatar a la perrita. Estaban bajo de la lluvia, embarradas, pero pese a los esfuerzos no lograban sacar al animalito de la alcantarilla”, contó Cabrera Lenes. Fue así que buscó una linga que tenía en su camioneta y sumándose a las efectivos de seguridad, ingresó parte de su cuerpo en el canal subterráneo. 

 

 


“Sentí mucho miedo, porque no sabía cuánto más iba a llover y si la alcantarilla se llenaba de agua, la perrita iba a ahogarse indefectiblemente. No pensé en ese momento cómo podía reaccionar, porque de asustarse me podía morder. Pero la desesperación fue tal, que olvidando todo eso pude atarla y de a poco sacarla por la estrecha abertura”, relató el joven salteño. 

 

Momentos de gran emoción

Se vivieron momentos de mucha emoción en esa esquina del macrocentro salteño, cuando Kuky se vio liberada de esa prisión de cemento, que comenzaba a llenarse con el caudal proveniente de la zona oeste. Freddy y las mujeres policías, la acariciaron, limpiaron y abrigaron. Y la gente, que a esas alturas se había agolpado en el lugar, brindó un fuerte aplauso a los rescatistas. 

 


“Las dos policías actuaron con mucho amor. No les importó mojarse y embarrase para salvarle la vida a Kuky”, señaló el mascotero, quien se quedó con la guarda temporal del animalito. “No caminaba. En un principio pensé que podría haber sufrido lesiones en su columna, así que la llevé a una veterinaria. Después de revisarla y masajearla, recuperó el movimiento de sus extremidades. Había quedado por un tiempo paralizada a causa del shock de verse atrapada, quien sabe cuanto tiempo”, relató Cabrera Lenes.
Las instancias del rescate fueron publicados esa misma noche en las redes sociales. “Cerca de las 12.30 de la noche me contactó un muchacho por Facebook. Me dijo que había reconocido a su perrita extraviada y si podía llegarse hasta mi casa. Le dije que sí. Cuando llegó, Kuky tímidamente se fue acercando. Hasta que pasados unos minutos respondió a los llamados de esta persona. Así que se la entregué”, recordó.

 

“Lo gratificante de esta situación es que uno ayudando se ayuda a uno mismo. La verdad es que me llenó de alegría haber podido colaborar en salvarle la vida. Fue una experiencia que nunca olvidaré”, concluyó Freddy Cabrera Lenes.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...