Salmonella: qué cuidados se debe tener con los alimentos

Es posible que en algún momento durante las últimas 24 horas, su cuerpo fue invadido por una bacteria o un virus que fijó su residencia en un alimento que comió. Lo más probable es que no terminó en el hospital, pero la posible intoxicación alimentaria hizo su vida una pena. Mientras que casi cualquier alimento puede darle una dosis de bacterias dañinas, usted es más propenso a enfermarse de los productos lácteos, huevos, pollo, carne roja o mariscos.

La mejor protección para el consumidor contra las infecciones por salmonella es el cuidado cuando este manejando los alimentos. Las personas pueden reducir el riesgo de infección por salmonella de las siguientes maneras:

Huevos
Mantenga los huevos refrigerados en todo momento.
Deseche los huevos sucios o rotos.
Lávese las manos, utensilios de cocina y las superficies de preparación de alimentos con agua y jabón después del contacto con huevos crudos.
Los huevos deben cocinarse hasta que la clara y la yema estén firmes y se deben comer inmediatamente después de cocinar.
No mantenga los huevos a temperatura ambiental por más de 2 horas.
Refrigere de inmediato las sobras que contienen huevos.
Evite comer huevos crudos.
Evite ordenar platillos en restaurantes que contengan huevos crudos, no completamente cocidos o no pasteurizados. Los restaurantes deben utilizar huevos pasteurizados en cualquier receta (como la salsa holandesa o el aderezo de ensalada César) que requiera huevos crudos.
Si no está seguro acerca de un elemento del menú, pregunte a su servidor si incluye huevos no pasteurizados crudos o poco cocidos.
El consumo de huevos crudos o poco cocidos debe evitarse, especialmente por los niños pequeños, los ancianos, y personas con un sistema inmunológico débil o una enfermedad debilitante.


Leche Cruda
Utilice leche y otros productos lácteos que hayan sido pasteurizados
Mantenga todos los productos lácteos refrigerados cuando no estén en uso, aunque los productos sean pasteurizados.

Brotes
Los niños, ancianos, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios debilitados deben evitar comer brotes crudos de cualquier tipo. 
Cocine bien los brotes para reducir el riesgo de enfermedad. El cocimiento mata las bacterias dañinas.
Solicite que no agreguen brotes crudos a sus alimentos. Si usted compra un sándwich o una ensalada en un restaurante o tienda de delicatessen, asegúrese que no hayan usado brotes crudos.
 

Carne
No coma carne, pollo o pescado crudo o medio cocido. La carne no debe estar de color rosado en el interior. El pescado debe estar opaco y desmenuzarse fácilmente.


Otras formas de evitar el contacto con la salmonella incluyen:

  • Mantenga las manos y las superficies limpias.
  • Lávese las manos con agua caliente y jabón por lo menos 20 segundos antes de cocina, después de usar el baño, cambiar pañales y tocar mascotas.
  • Lave las tablas de cortar, platos, utensilios y mostradores con agua caliente y jabón antes y después de preparar cada alimento.

Prevenir la contaminación cruzada

  • Mantenga los huevos crudos, carne, aves, pescados y mariscos separados de otros alimentos.
  • Use una tabla de cortar diferente para las carnes, aves, pescados y mariscos, si es posible.
  • Lávese las manos, tablas de cortar, platos, utensilios y mostradores con agua caliente y jabón antes y después del contacto con huevos crudos, carne, aves o mariscos.
  • No coloque alimentos cocidos en un plato que contenía la carne cruda, aves o mariscos.
  • Cocine los alimentos a temperaturas adecuadas
  • No coma carne con el interior de color rosado a menos que la temperatura interna se haya revisado. El pescado debe cocinarse hasta que esté opaco y se desmenuce fácilmente.
  • Refrigere los alimentos rápidamente.
  • Refrigere o congele los alimentos perecederos, los alimentos preparados y sobras dentro de 2 horas de preparación.
  • No descongelar los alimentos a temperatura ambiental. Descongele los alimentos en el refrigerador, bajo agua corriente, o en el microondas.
  • Lavado de manos adecuado es la medida más eficaz para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Una persona infectada con salmonella generalmente tiene fiebre, calambres abdominales y diarrea de 12 a 72 horas después de consumir un alimento o bebida contaminada y tiene una duración de 4 a 7 días. En los ancianos, los niños y las personas con problemas del sistema inmunológico, enfermedad más grave o incluso la muerte puede ocurrir.


 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...