Las 26 mil ediciones y lo que dejamos de yapa

El pasado jueves 14 de octubre, El Tribuno publicó un suplemento especial de 80 páginas donde en una apretada síntesis contó la historia de los 26 mil ejemplares editados desde el 21 de agosto de 1949 a la fecha. 

Pero como es de imaginar, muchas cosas de esa rica y larga historia quedaron en el tintero. Y una de ellas son los orígenes de El Tribuno, según el relato de don Cesar Fermín Perdiguero, pilar fundamental del diario. En su estilo tan personal contaba: “En una tarde ni muy fría ni muy tibia de junio de 1949, tres o cuatro personas tomaban café en la entonces confitería de moda en Salta: el “City Bar”. Aquel que las observara no hubiera podido imaginar ni siquiera remotamente que sus risas o la aparente tranquilidad de sus gestos ocultaban una preocupación: entre todos no alcanzaban revisando hasta lo más profundo de sus bolsillos el importe para pagar uno solo de los pocillos consumidos”.

La pequeña rueda de café se había formado desde horas relativamente temprana y estiraba el tiempo aguardando la llegada de un hombre que a pocos metros del lugar en el bar -del Hotel Salta- jugaba el destino de los cuatro ocillos y de una empresa periodística.

Y sigue narrando Perdiguero: “De pronto creció el suspenso: un hombre cruzaba lentamente la plaza 9 de Julio en diagonal. Su rostro era inescrutable y a cada uno de sus pasos aumentaba la expectativa. Entró al local, se ubicó en la mesa y con el gesto displicente de quien está acostumbrado a hacerlo con frecuencia, apartó los pocillos y dirigiéndose al mozo ordenó: “Una botella de whisky!”. El pedido tenía toda la característica de una contraseña. Significaba, fundamentalmente, que la operación se había realizado, que el viejo diario “La Provincia” había cambiado de dueño y que quienes lo habían estado esperando pasaban a pertenecer desde ese momento a otra empresa periodística.

En 1949, diario El Tribuno comenzó a funcionar en calle España al 500 (actual Banco Macro). Luego se trasladó sucesivamente a Deán Funes 92, Zuviría 20 y al Complejo Editorial de Limache.

En una mesa cualquiera del bar del hotel Salta se acababa de firmar el boleto de compraventa de las máquinas de “La Provincia”. Suscribieron el documento por la parte vendedora el señor Enrique Janín y un representante -no mencionado- de los señores Jaime Durán, Emilio Espelta y Ricardo Joaquín Durand. El whisky celebraba el negocio concretado con el traspaso del personal.

Más adelante Perdiguero dice: “Por eso se dijo alguna vez que José María Mirau, Nolasco Zapata, Luis Colmenares, Carlos Otero y María Rosa Guerrero, deberían figurar en el inventario”.

La misma narración de don César da cuenta más adelante de quienes fueron los primeros directores del matutino, recordando a Ricardo Munir Falú, Eduardo Meleq, Amadeo Rodolfo Sirolli, Salvador Michel Ortíz, y Antonio Frumento. Algunos de los nombrados fueron directores del diario por haber sido interventores del Partido Peronista, luego que el Dr. Ricardo J. Durand donara a ese partido sus acciones al resultar electo gobernador en 1952.

En 1955, volvió a la dirección de El Tribuno el Dr. Ricardo Munir Falú hasta septiembre de 1955 cuando fue clausurado por la Revolución Libertadora. Después de más de un mes se levantó la clausura del diario que pasó a ser órgano del gobierno provisional de la provincia. Fueron entonces sus directores sucesivamente: Roberto García Pinto, Andrés Rodolfo Villada, Eugenio Galetti y Carlos Peyret, bajo cuya dirección se comenzó a tramitarla en el gobierno la subasta de El Tribuno.

En efecto, un grupo empresario integrado por Bernardino Biella, Jorge Raúl Decavi y Roberto Romerto había iniciado gestiones para adquirir las acciones de los señores Jaime Duran y Emilio Espelta. El remate se concretó y nombrado grupo fue el comprador”. A partir de entonces los sucesivos directores de El Tribuno fueron: Roberto Romero, Juan Carlos Romero, Roberto Eduardo Romero y Sergio Romero. 

Máquinas y tecnología 

Cabe recordar que El Tribuno imprimió su primera edición con las viejas herramientas del desaparecido diario “La Provincia” que permitía elaborar 3.000 ejemplares de 12 páginas en una hora. Se trataba de un lote de máquinas de escribir, tres linotipos, una rotaplana Dúplex 193, tipografía varia y un horno para fundir en plomo estereotipia.

El constante crecimiento del matutino hizo que en 1957, bajo la nueva dirección del diario (codirectores Biella, Decavi y Romero) la rotaplana fue reemplazada por una rotativa Marinoni chica que podía imprimir 3 mil ejemplares por hora. Es la que actualmente se encuentra en los jardines de la Planta Editorial de Limache. Al taller se sumaron tres linotipos, un horno para fundición de plomo, una laminadora de páginas y nuevas maquinas de escribir.

En 1960, se sumó otra rotativa Marinoni lo que permitió elevar la tirada de 3 a 7 mil ejemplares por hora, mejorándose además, la calidad de la impresión. Asimismo se incorporó una tituladora “Ludlow”, lo que permitió acelerar la composición de títulos.

El 16 de febrero de 1961 comenzó a funcionar la primera teletipo de la Agencia France Press convirtiéndose El Tribuno en el primer diario argentino incorporado al servicio de AFP. 

Ese mismo año se adquirió una nueva rotativa que tenía su historia: había pasado por los talleres de “La Prensa” de Buenos Aires, “La Acción” de Rosario de Santa Fe y “La Gaceta” de San Miguel de Tucumán. Podía imprimir 40 mil ejemplares por hora y cuando estaba a punto de ser estrenada en la nueva sede de El Tribuno, en Zuviría 20, la rotativa fue dejada de lado. Es que existía la posibilidad de importar nuevas tecnologías dotadas del sistema “offset integral”. Esto significaba dejar de lado las absoletas linotipos, las lerdas tipografías, las pruebas de galera y fundamentalmente alejar para siempre de redacciones y talleres los gases tóxicos del plomo.

Desde 1960, la dirección de diario El Tribuno fue ejercida por Roberto Romero; luego siguió el Dr. Juan Carlos Romero; más adelante Roberto Eduardo Romero y en la actualidad está en la dirección el contador Sergio Romero. 

Y así fue que El Tribuno se convirtió en el primer diario argentino impreso en el revolucionario sistema en frío. La impresora incorporada fue una rotativa Goss modelo “Suburban”. El nuevo equipo arribó al puerto de Buenos Aires el 5 de enero de 1967 y el 2 de junio de ese año salió a la calle el primer ejemplar de El Tribuno impreso en “offset”.

En 1968 las Agencias Noticias Argentinas (NA) y UPI suman a El Tribuno la teletipo Telestay, que recibía entre 26 y 30 líneas informativas por minuto. Luego UPI instaló un receptor de radiofotos.

En 1974, al inaugurarse el Complejo Editorial en Limache, se puso en marcha una nueva rotativa: la Goss Urbanite, más veloz que su antecesora y con mayor capacidad de impresión por hora. Asimismo se incorporó el sistema de fotocomposición Star con memoria ortográfica.

El 30 de julio de 1987 El Tribuno dio un paso trascendental al iniciar la recepción informativa por vía satélite. Lo hizo a través del Intelsat VI (octava generación de satélites de comunicaciones geoestacionarios) de los servicios de las agencias noticiosas NA, Telam y Prensa Latina. 

Desde la Fundación de El Tribuno, cinco de sus propietarios fueron gobernadores constitucionales de Salta: Emilio Espelta, Ricardo Durand, Bernardino Biella, Roberto Romero y Juan Carlos Romero. 

En 1993 se informatizó el armado de páginas con computadoras Apple Macintosh y se incorporan filmadoras para el sistema de revelado sobre chapas de aluminio.

En 1994 se informatiza el archivo, incluyendo la edición diaria, fotografías e infografías.

En el año 2000, El Tribuno añades a la rotativa Goss Urbanite cuatro cuerpos y una dobladora DGM. De esta manera con nueve cuerpos y dos dobladoras, la capacidad de impresión alcanza los 50 mil ejemplares en una hora.

Pero el avance tecnológico de El Tribuno no se detuvo y sumó nuevos adelantos en los años 2008, 2010, 2013, 2016 hasta que recientemente, al cumplir 72 años se resolvió imprimir full color. 

 

 

 

 

 

 

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...