Lentamente, se iniciaron los operativos de control de precios

La inflación y el control de precios, es uno de los puntos que el gobierno nacional trata de imponer en la agenda electoral. Por ello es que se iniciaron los monitoreos de precios en Buenos Aires, Córdoba y Tucumán, por parte de militantes y otros sectores sociales. En Entre Ríos, los operativos no se lanzaron aun, pero se acordó una serie de estrategias con las cadenas de supemercados.
El Gobierno inició este fin de semana los operativos para garantizar el cumplimiento de la resolución que congeló por 90 días los precios de más 1.400 productos de consumo masivo, a la vez que volvió a reclamar la solidaridad de los empresarios para "cuidar el bolsillo de los argentinos".

El Gobierno emitió esta semana una resolución por la que se congelan los precios de 1.432 productos de consumo masivo hasta el próximo 7 de enero.  El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta informó que la canasta de productos de consumo masivo a precios convenientes puesta en marcha por el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, apunta a "cuidar el bolsillo de argentinos", y pidió "solidaridad" a los empresarios.

"Tenemos que cuidar el bolsillo de los argentinos, es una demanda, es una necesidad y a partir de este sábado cada intendente, cada funcionario, va a ir a recorrer" el territorio para controlar "esa medida que se tomó de precios máximos", dijo Zabaleta. El ministro recordó que "a muchos empresarios, durante la pandemia, el Gobierno los asistió con el programa ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción) para que los trabajadores pudieran cobrar sus salarios, y eso estuvo bien".

La resolución 1050/2021 de la Secretaría de Comercio Interior, menciona que a través de la misma se retrotraen al 1 de octubre y se congelan hasta el 7 de enero próximos los precios de 1.432 productos de consumo masivo.La misma estableció la "fijación temporal de precios máximos de venta al consumidor para todos los productores, comercializadores y distribuidores" de la canasta de productos de consumo masivo en todo el territorio nacional, en una decisión adoptada tras una serie de reuniones con las empresas de la cadena de producción, distribución y comercialización.

 

"Controles militantes"

De San Fernando a Quilmes, pasando por Ezeiza, Hurlingham, Avellaneda, Morón, La Matanza y Lomas de Zamora, las principales cadenas de supermercados que operan en el Gran Buenos Aires recibieron en la mañana del sábado la visita de inspectores municipales y de algunos organismos provinciales como la Defensoría del Pueblo, que lidera Guido Lorenzino. ¿El objetivo? Controlar el cumplimento del congelamiento de precios que rige para los próximos tres meses para una lista de casi 1500 productos de primera necesidad.

En los supermercados destacaron que las visitas se limitaron al ingreso de inspectores municipales que levantaron actas para constatar que los precios que se exhiban en las góndolas no superen a los valores máximos fijados en la resolución 1050, que se conoció el último miércoles.

“No hubo incidentes y los inspectores se limitaron a tomar los precios y a informarnos que van a volver durante la semana para seguir vigilando el cumplimiento. Por ahora parece más que nada una puesta en escena para mostrar que se está haciendo algo”, explicaron en una cadena que recibió una decena de inspecciones en la mañana de este sábado.

La jornada, igualmente, no estuvo exenta algunos incidentes y en un supermercado en Hurlingham hubo pintadas de movimientos sociales reclamando “Bajen los precios”.

Entre los supermercados la sensación dominante es de incertidumbre. Por un lado, en las grandes cadenas se siguen quejando de algunos inconsistencias. La resolución oficial que se conoció el miércoles incluye una lista de 1432 productos que deben tener su precio congelado hasta el 7 de enero. Pero la Secretaría de Comercio les informó a las empresas una lista muy parecida, pero no exactamente igual, que incluye un listado un poco mayor, de 1480 artículos.

El otro punto a resolver es qué va a pasar con los productos que estaban a precio de oferta al 1 de octubre (que en teoría es la fecha retroactiva a la que se fijaron los precios). “Son ofertas puntuales que estaban hechas para durar un fin de semana y en las que trabajamos casi a pérdida y ahora tendríamos que extenderlas por tres meses”, se quejaron en otra cadena.

Igualmente, la pelea de fondo no pasa por la definición de la lista o la continuidad de las ofertas sino por ver cómo negociarán las grandes cadenas de supermercados y los principales fabricantes de alimentos la reducción de los márgenes de venta en la canasta de productos congelados.

Las empresas ya les adelantaron en forma más o menos informal a los supermercados que quieren sentarse a negociar desde el próximo lunes las nuevas condiciones de venta (eliminando, descuentos y promociones). Y los supermercados nucleados en ASU ya dieron a conocer ayer un comunicado oficial en el que le salieron a “marcar la cancha” a sus proveedores. “Confiamos en el compromiso de nuestros proveedores para cumplir y mantener sus niveles de servicio, dado que, como último eslabón de la cadena, dependemos de ello para satisfacer las necesidades de nuestras clientas y clientes”, señaló la entidad supermercadista, dejando en claro que la pelea recién comienza.

En la provincia de Córdoba, solamente los intendentes kirchneristas manifestaron su predisposición a colaborar con el control de precios tras el pedido de ayuda formulado por el gobierno nacional.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...