Los manteros están cada vez más cerca de ir al subsuelo del mercado San Miguel

Las conversaciones entre el municipio y diferentes sectores involucrados en la problemática de la venta ambulante avanzan y se escuchan algunas posibles soluciones. Una de ellas, que va tomando más fuerza, es reubicar a una parte de los manteros en el estacionamiento del subsuelo del mercado San Miguel.

La posibilidad se afianzó hoy en una reunión que funcionarios municipales mantuvieron con la Cámara de Comercio, Comerciantes Unidos, autoridades de la policía y Pepe Muratore, administrador del mercado. “El problema más grave está en el cuadrante de Urquiza, Ituaizangó, Florida y San Martín, que es un punto neurálgico y complejos. Ahí, los comerciantes se quejan mucho”, informó Frida Fonseca, secretaria de Gobierno municipal. 

La funcionaria explicó que la propuesta tiene el visto bueno del administrador del mercado, ya que la venta de manteros es un reclamo de todos los comerciantes porque “la venta ambulante los afecta, ya que ven disminuidas sus ventas porque afuera (en las calles) venden lo mismo que ellos”.

En esta propuesta se reubicarían a 100 manteros bajo la modalidad de feriantes. Al ser relocalizados -los que se reconviertan- se inscribirían en un régimen tributario especial. “Esto también es bueno para los vendedores porque les permite tener más beneficios”, indicó Fonseca, en referencia a los vendedores que logren tener el nuevo estatus.

“Solo en las dos peatonales somos como 500, porque los vendedores ambulantes por cuadra somos 150. Si les solucionamos a algunos, ¿qué pasará con los otros?”, se preguntó Jorge Pampero de Sivara (Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina).

La propuesta es parte de otras que también se conversan y forman parte de un plan que tiene por objetivo relocalizar a los vendedores ambulantes en 90 días, incluso a los que se asientan en las peatonales luego de las 21. “Si se logra reubicar a todos, no se permitirían más vendedores ambulantes en el microcentro. Todo el mundo deberá entender que el comercio en la vía pública no se puede llevar adelante”, advirtió la secretaria de Gobierno municipal.

En un censo que hizo el municipio en la primera mitad del año surgió que son alrededor de 500 vendedores, aunque sus representantes aseguran que llegan a ser el doble. Por eso mismo desde la semana pasada se encaró un nuevo censo que concluirá mañana.

Manteros, al lado de la vallas que pusieron comerciantes. Foto: Javier Corbalán

Familia de vendedores

Sin embargo, Pampero pidió un censo más abarcativo. “El que está en la calle te puede mentir todos los datos. Pedimos que vaya un asistente social a las casas”, indicó en referencia a que actualmente hay varios vendedores ambulantes que pertenecen a la misma familia. “Tiene que haber solo uno por grupo familiar”, dijo.

La idea es similar a lo que se hizo -en su momento- con los carreros. Se los censó en sus casas, con su grupo familiar.
Mientras que para la calle pidió que se desplieguen los inspectores de control municipal. “Ellos conocen a los vendedores ambulantes de toda la vida, a ellos hay que ayudarlos de manera más urgente. Queremos trabajo genuino para la gente de los 45 a los 55 años”, reclamó. En cuanto a su reubicación, señaló que piden ser localizados en el centro, además de capacitación para los jóvenes. “La venta ambulante no debe ser hereditaria”, resaltó.

Antes de la reunión, los funcionarios municipales ya se reunieron con seis sectores de manteros.
Los comerciantes de los paseos más populares pidieron saber además cuándo terminarán las obras de calle Ituzaingó. Federico Casas, secretario de Servicios Públicos y Ambiente del municipio, explicó cómo avanza la obra. Sin precisar tiempos, sí se supo que a partir de que se rehabilite dicho tramo, el estacionamiento del subsuelo del mercado quedará inutilizado.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...