Semana clave por el escándalo de la electa concejal Gramajo

Sin haber comenzado la gestión y sin siquiera haber jurado sus nuevos miembros, el Concejo Deliberante de la ciudad de Salta comenzará las sesiones de un nuevo período enfrentando un escándalo de gigantescas proporciones que repercutió a nivel nacional y que amenaza con reconfigurar el esquema de fuerzas y autoridades dentro de próximo cuerpo deliberativo. Las imágenes viralizadas de la electa concejal Soledad Gramajo conduciendo en estado de ebriedad y sobre la falda de su amigo Bruno Atilio Cugusi, estallaron en todo el país y recibieron la reprobación de la sociedad y de la clase política, incluso aquella de la propia tropa.
Pese a las desmentidas de Gramajo, el video habría sido grabado en abril de este año cuando ella era jueza del Tribunal de Faltas. Este agravante se torna mucho más complejo si se comprueba que en el vehículo viajaba un menor de edad, lo cual llevaría el escándalo a niveles de insospechadas consecuencias.
Este viernes 3 de diciembre será la sesión inicial del cuerpo con los concejales electos. Casi con seguridad Gramajo estará presente porque no existe impedimento alguno para que asuma en la banca que logró dentro del espacio Unidos por Salta, encabezado por Darío Madile quien es el actual presidente del Concejo Deliberante.
Es que, a diferencia de otros órganos legislativos, el Concejo capitalino carece de una comisión de revalidación de título que debería analizar, antes de la jura de los ediles electos, las situaciones de incompatibilidad que pudieran sobrevenir a una elección. Esta comisión es inexistente por una simple razón: la renovación de bancas en el cuerpo es total y no hay necesidad de crearla. Por lo tanto, no hay impedimento para que todos los concejales, incluida Gramajo, asuman el próximo viernes. Hasta ahí, el tecnicismo político allanaría el camino para la asunción de la electa y polémica concejal.
El tema se torna más arduo con el anticipo de la oposición que ya adelantó que exigirá que la inconducta de Gramajo sea tratada en este mismo período de sesiones ordinarias, mientras dure el tratamiento del presupuesto municipal del año próximo, cuyo análisis seguramente se extenderá hasta mediados del diciembre.
Así lo adelantó el concejal José Gauffín, de Juntos por el Cambio, quien insiste en que la inconducta de Gramajo es grave y genera incompatibilidad “porque todos los salteños conocen el caso y esto genera un grave problema de legislación para el resto de los concejales a la hora de elaborar y aprobar normas para los vecinos”.
Antes de la sesión inicial del viernes próximo, Gauffín elevará una nota pidiendo la inmediata convocatoria de la comisión de Disciplina y Juicio Político que deberá quedar conformada con los presidentes de cada bloque. Tras la elección de las autoridades y la jura de los concejales electos, el reglamento interno indica que se termina la sesión inicial, pero las sesiones ordinarias de este período deben continuar hasta la aprobación del presupuesto. 
“En ese plazo pediremos la aplicación del articulo 48 de la carta municipal que habla sobre la incompatibilidad sobreviniente después de la elección ante esta grave inconducta”,  aseguró Gauffín.

A favor o en contra: no hay otro camino

Gauffín abrió el juego por el escándalo Gramajo. “Si se la destituye, asume el que sigue y aquí no pasó nada. Pero si no se la destituye, será el oficialismo el que deba hacerse cargo de las graves consecuencias políticas y sociales de mantenerla en la banca. Los ediles tenemos la obligación de tomar una decisión al respecto de este escándalo gigantesco”.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...