Gimnasia y Tiro jugará el próximo domingo su segunda final en nueve meses. La primera de ellas ocurrió el 28 de febrero cuando el Albo dejó en el camino a Fontana de Chaco con goles de Maximiliano Villa (parte del actual plantel) y Nélson Benítez. 

Hoy el club de la Vicente López tiene un nuevo desafío, y esa obsesión se llama Chaco For Ever, otro obstáculo chaqueño que tendrá que sortear para llegar a la Primera Nacional.

Los que conocen de esto saben que entre el Albo y el Negro hay una rivalidad de antaño. Se remonta del viejo Federal B cuando ambos era protagonistas y lucharon por el ascenso al Federal A. En aquella ocasión, en el 2011, se jugaron dos encuentros por la semifinal. En el Gigante de la Avenida igualaron uno a uno en un partido caliente. Y en la vuelta, jugada en el Gigante del Norte, la victoria quedó en manos de Gimnasia y Tiro por dos a uno. Fueron otros 90 minutos calientes, picantes, que terminó en un gran escándalo donde volaron golpes entre los protagonistas. Luego el Albo jugaría la final con Defensores de Belgrano de Ramallo y ascendería al Federal A.

Gimnasia y Tiro y For Ever está lejos de ser un clásico, pero se lo toma como tal en los dos lados. Los dos vienen desde hace mucho tiempo transitando los torneos de ascenso, los dos quieren salir del Federal A para inscribir el nombre en la Primera Nacional. Los dos saben de esto, los dos saben de jugar en Primera División. Los dos querrán que el domingo 5 de diciembre quede en la historia futbolística como el día en que dieron la vuelta olímpica.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...