“Tiene que haber sentido de pertenencia por el lugar donde se vive, eso te hace ciudadano” 

Usted forma parte de una empresa que es líder no solo en Salta, sino también en todo el norte argentino...
La Cerámica del Norte pertenece a un grupo que está integrado por Cerámica del Norte, propiamente dicha, que es la empresa más importante del grupo, que tiene dos divisiones. Una es la industria manufacturera, producción de ladrillos huecos, y que hizo un plan de desarrollo al cual llamamos 2005-2020, por el que pasamos de fabricar 16 millones de ladrillos a 100 millones. Eso nos llevó a ubicarnos como el segundo grupo ceramista más importante de la Argentina, y como unidad productiva es la más importante de país. Siendo hoy Salta el segundo polo ceramista de Argentina. Ello nos lleva a tener un posicionamiento muy fuerte en la región (NOA y NEA); somos líderes desde Córdoba hacia el norte. 

Y dentro de todos sus productos, ¿el ladrillo es el caballito de batalla?
El ladrillo ha ido evolucionando a través de tiempo, siendo hoy el material más noble que tiene la construcción. Con toda la historia que tiene el ladrillo, que acompaña desde el principio de la humanidad hasta la fecha, es un producto que sobresale en el contexto de la construcción por su seguridad, por su calidad, por su eficiencia térmica, de aislación y por sobre todo por su capacidad de fortaleza estructural. Es un producto totalmente probado. Tenemos nuevas tecnologías con una producción a escala, acompañada de recursos humanos altamente calificados, con un lugar de trabajo con mucha seguridad, cuidado del medio ambiente y del personal. La industria ceramista en general está preparada desde el punto de vista humano, de la producción, para ser la principal abastecedora de la construcción en toda la región y acompañar el crecimiento de la política de viviendas.

Las políticas de Estado mantienen un déficit habitacional alto en nuestra provincia. ¿Tienen calculado cuántas viviendas hacen falta construir?
Toda la región, y la ciudad de Salta en particular, en su contexto social, necesita por lo menos 15 mil viviendas por año. Salta tiene un déficit habitacional de 75 mil viviendas, por lo que si tomamos una proyección a 10 años, para superar ese déficit necesitaríamos unas 7.500 viviendas al año. Si tomamos como parámetro el padrón electoral que crece entre 30 y 49 mil personas cada dos años, significa que estamos hablando de 15.000 personas por año, que es el crecimiento vegetativo, el 1,5% de la población de Salta, para lo cual estaríamos necesitando 7.500 viviendas más. Por eso es que decimos que mínimamente se necesitan construir en Salta 15 mil viviendas anuales.

Hablamos de todas esas casas sin contar con la infraestructura...
Son todas casas, viviendas familiares. Luego si comenzamos a hablar de urbanismo y cómo crece la ciudad, tenemos que tener en cuenta otros factores. Lo fundamental es que partimos con una necesidad primaria de 15 mil viviendas (anuales). Para acompañar eso necesitamos pensar en todo lo urbano y suburbano. En lo urbano debemos seguir trabajando en el uso del suelo. Ver hacia dónde podremos crecer en el centro y en el macrocentro para desarrollar edificios de altura. Hoy tenemos desarrollado en la avenida Arenales, frente a los cuarteles, ya que es una zona apropiada para generar edificios de altura. Luego está la zona oeste de la plaza Alvarado. Son dos polos interesantes para construir departamentos. Debemos pensar en edificios amigables con el ambiente, con la zona, tratando de buscar alturas adecuadas y haciendo un buen uso de los espacios y de la tipología arquitectónica para que la gente se sienta cómoda, tengan zona de esparcimientos y de estacionamientos. En lo suburbano hay un desarrollo importante en distintos focos, mirando cuáles son los diversos sectores sociales, sabiendo que en toda la zona de la autopista del oeste, en San Lorenzo Chico, la desembocadura de San Luis hacia el Aeropuerto, la bajada de Colón y Cerrillos, que es una zona muy apta para desarrollar countries, urbanizaciones para familias de clase media y alta, un sector muy ávido de casas y para el cual hay que proporcionar propuestas con seguridad, con cuidado del medio ambiente, con servicios. Con esto la Cerámica tiene una gran experiencia, es pionera en construcción de edificios en Salta. Comenzó en el 1979 y creo que es una de las primeras en cantidad de metros cuadrados construidos. Llevamos 300 mil metros cuadrados en la ciudad de Salta. Hemos construido para toda la pirámide social, desde viviendas sociales hasta edificios de categoría, lo que le da a la ciudad una impronta de visión moderna de acuerdo a los tiempos que fueron pasando. En los años 80 surgieron edificios que fueron icónicos en Salta. Uno de ellos fue en la entrada de Tres Cerritos, un edificio moderno, muy amigable con la zona, en el cual hoy es como un pórtico del ingreso frente a la plaza Reyes Católicos. Cerámica ha demostrado experiencia, calidad en sus productos y por todo el marco de empresarios que la conforman es una garantía de construcción.

Y la pata del Estado es fundamental...
Para que Salta se desarrollé es fundamental el acompañamiento del Estado, hay que tener una articulación público-privada de alta magnitud, ya que no se puede construir si no hay infraestructura. El Estado debe tener un plan urbanístico acompañando al sector privado para 20/30 años, en donde hay que interpretar bien la zonificación, el estilo de construcción, buscar los materiales tradicionales, que han demostrado su nobleza porque en sociedades como la nuestra siempre el eslogan fue que una casa es para toda la vida, y eso pasa de generación en generación. Argentina es un país camino al desarrollo, no estamos a niveles de EEUU ni de Europa, donde una vivienda es aprovechada por 15 o 20 años, sino que hacemos viviendas para toda la vida, con la fortaleza adecuada y con materiales probados. Por eso nosotros seguimos invirtiendo en la política de la vivienda tradicional, en el ladrillo en toda su evolución. Ahora va a salir un tipo de ladrillo nuevo que será un boom en la construcción. Con su nobleza, su experiencia y con su historia le da seguridad a quien vive en una casa hecha con materiales tradicionales. Forman parte de la cultura del salteño.

¿Qué tipo “infraestructura” se necesita?
Necesitamos lugares con buena conectividad, con buenos accesos, que haya agua, servicios, que se pueda complementar con servicios escolares, sanitarios, policiales, con clubes sociales, con centros comerciales. De pronto hacen barrios cerrados hermosos, pero son casi una isla porque no llegan los colectivos o porque hay carencia de agua, etc. Un ejemplo de urbanismo fue el barrio Tres Cerritos, que fue construido con un concepto que luego fue creciendo. Ahora, San Lorenzo Chico también tiene buen concepto. Lo mismo está pasando en Cerrillos.

La idea no es solo hacer casas para satisfacer un déficit, sino también tener un concepto urbanístico...
Cada barrio debe tener una vida propia, en la cual se inserte cada uno que vive en el barrio. Cada urbanización debe tener sus centros comerciales, buenos servicios de seguridad, un sistema escolar, etc. Es fundamental que cada barrio tenga todos los servicios, donde se vuelva a la cultura, a las cooperadoras escolares, de lo que significa volver a las iglesias (cualquiera sea el credo), a los clubes. Eso le da identidad a un barrio y un sentido de pertenencia. El lugar donde uno vive hay que vivirlo con sentido de pertenencia, eso hace que el hombre se sienta ciudadano. Uno de los problemas graves que fueron dejando en Argentina, y sobre todo a las provincias del interior profundo como Salta, es que la gente dejó de ser ciudadana para pasar a ser habitante. Y debemos volver a sentirnos ciudadanos, pero necesitamos el sentido de pertenencia, y para eso el barrio debe tener todos los condimentos para que la gente lo sienta como propio.
x
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...