El trámite de contratar un empleado va a ser el mismo ya sea Ud. Ellon Musk y quiera ampliar su fábrica Tesla con 10.000 empleados, o se llame Giuseppe Malaspina y pretenda tener un ayudante en su taller mecánico. Le va a ser aplicable la misma legislación, el mismo convenio colectivo y probablemente el mismo salario.

¿Ud. se quejaba que la ley no es igual para todos? Pero, ­hombre!, eso ya se lo había anticipado José Hernández: "La ley es tela de araña, y en mi ignorancia lo explico, no la tema el hombre rico, no la tema el que mande, pues la rompe el bicho grande y sólo enrieda a los chicos. Es la ley como la lluvia, nunca puede ser pareja, el que la aguanta se queja, más el asunto es sencillo, la ley es como el cuchillo, no ofiende a quien lo maneja".

Manteniéndonos en el campo de la literatura, otras advertencias también han llegado de tierras lejanas: las angustias del Sr "K" (dije literatura, no política), principal personaje de Franz Kafka, anticipaban la derrota del ciudadano común frente a la burocracia. (En la novela "El Castillo", el Sr. "K" busca saber en definitiva cuál es el trabajo para el que ha sido contratado).

De todas maneras, no se haga mucho problema con la legislación; en Argentina parecería que las únicas leyes que cumplimos a rajatablas son las leyes de Murphy. Personalmente he comprobado alguno de sus dogmas: "Una corbata limpia atrae la sopa" (Dilema de las cenas).

Iniciando una relación

Luego de un apretón de manos y un "mañana empezás a trabajar" se celebran la gran mayoría de los contratos laborales en nuestro medio. Pero la cuestión no es tan sencilla: estos son algunos pasos que debe cumplir el empresario como obligación legal o como prevención de futuros litigios.

I) Oferta precontractual: los empleadores no advierten que cuando publican un aviso solicitando empleado se están atando a lo que allí prometen. No debe prometerse lo que no se va a cumplir, porque esa oferta ya nunca podrá ser cambiada unilateralmente.

Además, el aviso debería ser supervisado por un experto legal, ya que, se consideran prácticas discriminatorias aquellas en las que se ponen limitaciones de sexo, edad, etcétera.

II) Desde el momento del apretón de manos o desde el inicio efectivo del trabajo, se genera para el empleador la obligación de registración, inclusive al comenzar el período de prueba.

La ley no exige que los contratos normales se celebren por escrito. De todas maneras, es altamente recomendable (especialmente para el empleador) que en "todos" los casos se celebren contratos que especifiquen sus características por escrito.

III) El empleador debe comunicar el alta del nuevo trabajador antes del inicio efectivo de tareas, cualquiera sea la modalidad contractual (inclusive en pasantías).

IV) Además, deberá inscribir al trabajador junto con los datos relevantes de la relación laboral, en el Libro Especial de Sueldos y Jornales (u hojas móviles); debe incluir los datos del nuevo trabajador en la planilla de horarios, junto con los de todo el personal; dicha planilla debe estar a la vista en el lugar de trabajo.

V) También deberá: realizar el examen médico preocupacional obligatorio; afiliar al trabajador a la obra social que corresponda; completar la DDJJ de cargas de familia para la Anses, completar la DDJJ impuesto a las ganancias 4ª categoría (F.572); contratar el seguro obligatorio de vida; afiliarlo a la ART; gestionar la apertura de la caja de ahorro para el pago del sueldo; se acaba el espacio de este artículo, pero no hemos visto ni el 10% de los requisitos. No deje que el pesimismo lo abata; una Ley de Murphy dice que siempre "hay una luz al final del túnel" (es la luz de la locomotora que viene de frente).

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...