Cómo evitar el hambre emocional y coordinar los platos en las fiestas de fin de año

Las mezclas de propuestas cargadas de calorías, grasas y dulces, pueden ser una mala combinación para los comensales de las mesas de fin de año, sobre todo aquellos que vienen cuidando su cuerpo durante todo el año. ¿Y un gustito? Si, porque no. Pero para que no tengas culpas te compartimos algunos tips que podrán ayudarte a balancear tu vida y disfrutar del placer gastronómico. 

Llega Navidad, las cenas con los amigos, con los compañeros de trabajo, con los familiares que llegaron para pasar las fiestas todos juntos. Y así, la mesa se multiplica en sabores y propuestas. Tantas como tantas personas se reúnen. Y entonces, lo que podría ser un buen inicio de año, termina con más de un enfermo, que apenas puede saludar, después de tanta variedad de platos y bebidas.


 
Siempre es bueno evitar o al menos aprender a manejar estas situaciones. Buscando algunos acciones concretas que lleven a organizar las cenas y encuentros entre familiares y amigos, es que Romina Sosa, licenciada en Nutrición, destacó que “los excesos alimentarios durante las festividades son casi una constante y no se tienen en cuenta las posibles consecuencias de un “pequeño descontrol”.

Romina advierte que para las fiestas de fin de año, se ponen en juego toda imaginación y creatividad en satisfacer el paladar de sus seres queridos, pero no siempre los miembros de la familia pueden comer sin cuidar su salud, ya sea en casos de hipertensos, diabéticos, obesos, enfermos renales entre otros, quienes requieren una elección especial de los alimentos.

Al acercarse estas fechas es común que en alguna mesa familiar se escuche: “No te vas a cuidar ahora” o “una vez, que te va a hacer”.
 
Pero, quieren llevan una dieta durante todo el año, en la que el alcohol no se combina con grasas y dulce en la misma noche, la bomba en la mesa de Navidad, está puesta, si el comensal acepta hacer la mezcla.

“Al llevar adelante un plan alimentario saludable, el organismo se acostumbra y reconoce la calidad y cantidad que se ingiere diariamente, al cometer excesos se efectúa una doble equivocación: por un lado cambiar la cantidad de la ingesta produciendo distensión abdominal, pesadez y en segundo lugar modificar la calidad de los alimentos teniendo mayor contenido de grasas, azúcar alcohol, entre otros. El resultado final: un mayor esfuerzo digestivo y sensación de plenitud, traduciendo estos sentimientos en frustración por no haber sido capaz de cuidar la ingesta”, destacó la licenciada en Nutrición.

Es por eso que, para poder evitar que las fiestas terminan siendo un mal recuerdo de una descompostura, Romina Sosa ofreció algunos tips: 

  • Planificar de antemano lo que consumirá.
  • Hacer las 3 comidas diarias para evitar llegar con sensación de hambre a la cena.
  • Preparar aperitivos bajos en calorías con verduras o frutas. 
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos durante la comida
  • Date el permiso de consumir los platos preferidos pero en porciones pequeñas
  • Al servirse comience con un plato de ensalada que le permitirá comer menos cantidad de los alimentos calóricos.
  • Si en sus menúes navideños no puede prescindir de ingredientes muy grasos como los aderezos o salsas, intente utilizar productos bajos calorías y servirlos aparte.
  • Para platos fríos o calientes puede reemplazar la crema por una que tenga 0 % de grasa.
  • Los aderezos menos calóricos son la mostaza, el ketckup, también se pueden utilizar aderezos hechos en casa como por ejemplo mayonesa de remolacha o zanahoria suelen acompañar muy 
  • bien a las carnes.
  • Elaborar un menú sustituyendo lo frito por lo horneado, cambiar el uso de mantecas y margarinas por Rocío vegetal.
  • Consumir poca sal y eliminar en lo posible aquellos alimentos muy salados( queso, carnes y pescados ahumados) . Recuerde que la sal retiene liquido, 
  • Elija como postre ensaladas de frutas , helados ligth.
  • Para la mesa dulce. Tome un plato de postre y tome 3 o 4 opciones que le gusten en poca cantidad.

Cuidado con el alcohol 

  • Beba con moderación
  • Es importante no tomar sin comer porque con el estomago vacío la bebida marea fácilmente.
  • El alcohol suma calorías vacías que nos aumentan de peso.

 

 
“Las fiestas no son el mejor momento para comenzar una dieta o cuidarse... Es momento de celebrar ya que las mismas cumplen un rol social muy importante, sobre todo teniendo el cuenta el contexto que estuvimos pasando desde 2020, donde el alimentos es un medio para vincularse y compartir”, expresó Valeria Vittor, licenciada en Nutrición. 

“Teniendo en cuenta como es nuestra alimentación en cuanto a calidad y cantidad y los tiempos de comida (distribución durante el día), en la noche buena y fin de año lo más importante es vincularse con uno mismo, con los alimentos y poder compartir un agradable momento sin culpa”, expresó Valeria, que también ofreció algunos tips para evitar las excesos, que terminan por arruinar las fiestas. 

Para tener en cuenta: 

  • Registrar cuando esté satisfecho  y no confundir el hambre real con el hambre emocional. 
  • Comer moderadamente ya que el problema son los días posteriores en los que suelen aparecer hipertensión o picos altos de glucemia en sangre, migrañas entre otro síntomas relacionados con el exceso de comida y la calidad de la misma.
  • Comer despacio y relajados, y no empezar la cena en ayunas, llegando con hambre extremo.
  • Servirse en un plato lo suficiente (cada uno conoce sus limites) teniendo en cuenta vegetales en mayor cantidad ya que son los que dan más saciedad y acompañado de alguna carne. Frutos secos o ensaladas mixtas de verduras y frutas.
  • El día después desayunar de manera saludable (si siente que está lleno no obligarse a desayunar y evitar picoteo), y en el almuerzo se puede comer lo que quedó la noche anterior quizás reduciendo cantidades.
  • Evitar realizar compras en exceso de ultraprocesados (paquetes) son adictivos y aportan calorías vacías (exceso de sodio, azúcares, aditivos, conservantes) y en su lugar elegir ensaladas de frutas o tortas caseras o budines caseros es decir elegir pocos alimentos y de buena calidad y disfrutarlos. El exceso de variedades nos lleva muchas veces al picoteo y la sensación posterior a los atracones desmedidos y picoteos sin registro son negativos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...