Silvina Gvirtz: “No esperamos resultados que no estén acordes a la realidad”

A esta hora (ayer por la tarde), ¿se conoce el nivel de participación en las pruebas Aprender?
Todavía no tenemos datos certeros, pero los pocos indicadores que tenemos nos muestran que está muy bien.

¿Con Aprender vamos a conocer el impacto de la pandemia en la educación?
Sí, la idea es que las pruebas Aprender que van a evaluar el período de pandemia nos den una foto de qué aprendizajes se perdieron y cómo está la situación hoy en Argentina. Me gustaría decir que es pospandemia, pero todavía no porque estamos con la variante Ómicron. Estamos trabajando fuertemente con presencialidad plena y cuidada, pero en alerta y viendo cómo por un lado garantizamos la vuelta a la escuela de aquellos chicos que se desvincularon del sistema educativo o que tuvieron baja vinculación. Por otro lado, cómo recuperamos los aprendizajes que se perdieron en la pandemia. Aprendizajes se perdieron en todo el mundo, pero nosotros necesitamos una foto de qué pasó específicamente en Argentina y diseñando políticas para recuperar estos aprendizajes, recuperar a los chicos desvinculados y además fortalecer los aprendizajes en general y la calidad educativa a través de varios programas: “Volvé a la escuela” es un programa que se ocupa de la revinculación y del fortalecimiento, “Libros para aprender” que vamos a iniciar el año que viene con la distribución de libros de texto en todas las escuelas primarias en las áreas de Lengua y Matemáticas para que los estudiantes puedan mejorar la calidad de los aprendizajes a partir de contar con estas herramientas didácticas.
Esto se va a acompañar con un trabajo muy fuerte desde el Infod con capacitación docente, en secundaria estamos volviendo con el programa Conectar Igualdad, de entrega de computadoras. Se está armando la licitación para la compra de computadoras, Educar avanzó en la conectividad de 30 mil escuelas del país y estamos trabajando con Arsat para la conexión de las escuelas de más difícil llegada. Es decisión del ministro que estén todas las escuelas conectadas a la brevedad posible.

Ayer (por el martes) se conocieron los resultados de la prueba Unesco, ¿cómo analiza que Argentina haya registrado el peor desempeño de su historia?
En principio con dos cuestiones, por un lado con dolor, mucha tristeza por los bajos resultados que obtuvo la Argentina no solo en comparación con los 16 países de América Latina en los que se implementó la prueba sino también Argentina obtuvo menores puntajes respecto de 2013. Lo que nosotros creemos es que como país tenemos que generar consensos para convertir todas las medidas de políticas educativas en políticas de Estado, me parece clave y central generar consensos, convocar a los distintos actores del sistema educativo para que temas como la inversión presupuestaria, que no debería bajar del 6% del PBI según indica la ley nacional de educación, no vuelva a ocurrir. Por otro lado, que las políticas que se hicieron bien tengan los consensos suficientes para que todos los argentinos breguemos para un mismo lugar que es garantizar que todos y todas, niños, jóvenes y adultos que quieren estudiar vean garantizado su derecho a la educación.

Algo que se advierte es que los malos resultados no solo se dan en la secundaria, sino también afectan la escuela primaria...
Nosotros siempre veíamos a la primaria como un nivel que había conservado sus aprendizajes y lo que estas pruebas nos muestran es que hay mucho trabajo también para hacer en la primaria. Las pruebas ERCE contemplan algo que se llaman “factores asociados”, que tienen que ver con cuestiones que explican por qué bajaron los aprendizajes o no, y lo que muestran estas pruebas ERCE es que, por ejemplo, el nivel inicial es un nivel que nos permite un mejor rendimiento en la escuela primaria. Vamos a trabajar por un lado muy fuerte en mejorar la infraestructura y en la ampliación de la universalización de sala de 3, pero también en la entrega de libros de lectura para que los chicos de sala de 3 a 5 empiecen con herramientas sus procesos de alfabetización. Entre los 3 y 5 los chicos no tienen por qué aprender a leer y escribir, empiezan a distinguir lo que es la letra de un número, de un dibujo. Ese proceso de alfabetización queremos fomentarlo con la entrega de libros a cada chico. 

¿Tienen temor por los resultados?
No, lo que queremos es tener un buen diagnóstico, sabemos que en pospandemia o poscierre de escuelas se perdieron aprendizajes, no estamos esperando resultados que no estén acordes a esa realidad, estamos esperando los resultados que sean. Cuando uno tiene un problema, lo tiene que enfrentar y resolver y para eso estamos, queremos ver la magnitud del problema. Sabemos que el problema está. 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...