De bromas también vive el hombre en el controversial Día de los Inocentes

El 28 de diciembre se celebra el Día de los Inocentes. Este fecha tiene dos significados antagónicos entre sí, aunque no por ello dejan de estar relacionadas. Por un lado, el cristianismo lo adoptó para honrar la memoria de los niños que murieron durante el mandato del rey Herodes.

Por otro, tanto en Latinoamérica como en España, se acostumbra a gastarse bromas que tienen como fin engañar a las personas y hacerles ver que han caído en ellas por inocentes.

Una cruenta historia

Herodes I el Grande fue rey de Judea, Samaria, Idumea y Galilea, y se caracterizó por realizar monumentales obras de infraestructura, pero también por ser inclemente con sus enemigos, a quienes eliminaba sin dudarlo.

En el Nuevo Testamento, más precisamente en el Evangelio de San Mateo, se narra que el profeta Miqueas para el siglo VIII a.C. había anunciado la llegada del “rey de los judíos”, que nacería en Belén.

Por eso Herodes pidió a los Magos de Oriente -luego conocidos en la tradición como Melchor, Gaspar y Baltasar- que le indicaran el lugar donde nacería el Mesías; sin embargo, ellos dijeron desconocerlo. Por ello Herodes sintió su alma retorcerse y para asegurarse de que el futuro usurpador no creciera ordenó asesinar a los bebés menores de dos años que se encontraran en su reino. 

El niño Jesús logró salvarse, pues antes de que se emitiera el infame decreto el arcángel Gabriel le había advertido a José que debían dejar el país inmediatamente. Para abandonar Israel, la sagrada familia tomó una caravana que se dirigía a la mítica ciudad de Petra. En un momento del camino se separaron y siguieron hacia Egipto. También el arcángel Gabriel los cubrió con el manto de la invisibilidad y así se salvaron de la persecución de Herodes. 

Según el sitio Diainternacionalde.com, “en la Iglesia católica se lleva a cabo la liturgia del día y muchos sacerdotes utilizan el morado como símbolo de tristeza por los gemidos y llantos de los inocentes. Aunque no se sabe el origen exacto de esta conmemoración, es posible establecer que es bastante antigua, ya que el rezo y la fecha del Día de los Santos Inocentes se encuentra en el Sacramentario gregoriano, cuya recopilación se hizo a fines del siglo VIII”.

En los medios

El periodista Luis Borelli relató que “hasta no hace mucho, El Tribuno recordaba la fecha gastando algunas bromas”. 

Haciendo gala de su memoria prodigiosa, indicó: “Justamente hace 50 años, el periodista Tomás Mena, más conocido como Tombolito, escribía lo siguiente en su columna del 28 de diciembre de 1971: ‘Recién no más le tiré la bronca al ‘Dire’ (Roberto Romero); lo mandé a pasear al jefe de Redacción (Mario Ríos) y casi le pego al cadete (Dr. Vallejo). Los tres se han salvado por un pelo, porque cuando me enojo soy más peligroso que un mono con navaja. (Que la inocencia les valga, pero juro que a los tres les tengo ganas...)’”.

Luego acotó que causó sensación en 1957 cuando contó que a las 10 de la mañana iba a aterrizar en el aeropuerto El Aybal el “avión negro” con el general Perón a bordo. Mucha gente se agolpó frente a las pizarras del diario para cerciorarse de ello. Y efectivamente la noticia estaba, pero abajo -y con letra muy menuda- aclaraba: “¡Que la inocencia le valga!”

“En 1963, se anunciaba a los salteños que a partir del 1 de enero de 1964 todas las calles céntricas de la ciudad iban a cambiar de mano y que los vehículos debían dar vuelta alrededor de la plaza 9 de Julio siguiendo el sentido de las manecillas del reloj. A media mañana ya se sabía que había sido una broma”, relató Borelli.

Sin embargo, añadió, una broma se le volvió realidad. “En 1967 la Municipalidad de Salta había ordenado que se estudie la estructura del edificio que la Caja de Ahorro levantaba en Caseros al 400. Al año siguiente, el 28 de diciembre de 1968, en El Tribuno salió la broma anunciando que en días más el edificio de la Caja sería demolido sin más vueltas. Después de dos años se hizo realidad cuando la Justicia ordenó demoler la estructura del edificio”, compartió y siguió desgranando anécdotas. “El recordado ‘Bujía’ Gerez en 1973 anunció que a consecuencia del temblor de noviembre de ese año, la catedral de Chicoana se encontraba apuntalada y a punto de caer. ‘Es cuestión de horas’, dijo. Ante semejante noticia todos querían dar una mano para evitar que se perdiera un centenario templo, pero he aquí que allí no tenían ni una humilde capilla”, comentó. Para cerrar, señaló que una de las últimas víctimas fue la exconcejal Angelita Di Bez: “El Tribuno le atribuyó la autoría de una terrible ordenanza de tránsito. El asunto se destapó cuando desde la AM 840 se le preguntó bien temprano sobre los motivos de su iniciativa. Con rayos y centellas negó ser autora de tamaña ordenanza al tiempo que apuntaba contra el periodista. Se aplacó cuando le explicaron que era una broma”.

Temas

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...