Mató a su mujer, durmió  con el cadáver y va a juicio

Un tribunal ordenó que el juicio oral que se le seguirá a un hombre de nacionalidad india por el femicidio de su mujer, a quien supuestamente estranguló y luego durmió junto al cadáver en su casa del barrio de Vélez Sarsfield en 2019, se realice finalmente en junio próximo, aunque la defensa solicitó una nueva pericia psicológica ya que considera que es inimputable.

Se trata de Basra Parminder (36), quien actualmente permanece detenido en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma) del penal federal de Ezeiza, donde está siendo sometido a un tratamiento psiquiátrico y psicológico, tras el crimen de su mujer María Salinas (33).

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 24 porteño dispuso el inicio del juicio para el 9 de junio próximo y tendrá a Parminder acusado de "amenazas coactivas reiteradas en dos ocasiones y homicidio agravado por el vínculo y por su comisión contra la mujer por parte de un hombre y mediante violencia de género" en perjuicio de Salinas, un delito que prevé la prisión perpetua.

Sin embargo, la defensa insiste en que Parminder no está apto para ser juzgado, ya que al día de ayer aún no recuerda haber estrangulado a su mujer y madre de sus tres hijos. "No se puede sentar en el banquillo de los acusados a una persona que sigue sin recordar que mató a su mujer. Estamos a la espera de una nueva pericia que se realizará en febrero porque para nosotros que Parminder es inimputable", explicó a Télam el defensor Hugo López Carribero.

"Cuando el hombre se despertó al otro día se encontró dormido junto al cadáver de su esposa y quiso suicidarse tomando fármacos", agregó el letrado, quien señaló que el nuevo peritaje psiquiátrico y psicológico se realizará el próximo 18 de febrero.

Sin embargo, según el expediente, el estudio psiquiátrico realizado tras su detención determinó que el imputado estaba "lúcido, orientado en tiempo y espacio" y que "comprendía la criminalidad de sus actos".

El hecho ocurrió la noche del 13 de noviembre de 2019 en el departamento ubicado en el 6to. C de un edificio de avenida Rivadavia al 8889, donde vivía Salinas con sus tres hijos, ya que estaba separada de Parmider, quien se había mudado a lo de un amigo.

Es que la víctima sufría violencia de género casi dos meses antes del femicidio y había denunciado al padre de sus hijos, por lo que la Justicia había ordenado una restricción de acercamiento del hombre hacia su mujer y sus hijos y le había otorgado un botón antipánico.

De acuerdo a la pesquisa, a pesar de la perimetral, el hombre fue a la vivienda enfurecido aparentemente tras ver unas fotos de ella con otro hombre y, tras una violenta discusión, la estranguló con sus manos en su propia habitación.

Recién a las 11.20 del día siguiente, Parmider llamó al 911 para decir que había matado a su esposa, por lo que cuando los efectivos llegaron al lugar la hallaron tapada con una frazada en la cama de su pieza y ya fallecida.

Según creen los investigadores, tras el crimen, el hombre consumió una alta dosis de Clonazepam y se durmió al lado del cadáver de su mujer.

De las testimoniales incorporadas a la investigación también surgió que una hermana de la víctima había sufrido abuso sexual por parte del acusado en 2017, cuando cuidaba a sus sobrinos y fue manoseada por el hombre.

La mujer, quien dijo que no era la primera vez que eso sucedía, quiso hacer la denuncia, aunque su hermana le pidió por favor que no lo hiciera, por lo que recién se hizo público el caso tras el crimen de Salinas. Otro femicidio que se podría haber evitado, otra muerte de una mujer en manos de un hombre.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...