Buscan sumar diez camas en el refugio municipal

El avance de la pandemia durante 2020 complicó la situación de las personas que viven en la calle. Los "sin techo" quedaron totalmente desprotegidos ante una amenaza que puso de rodillas al mundo. Desde el principio, la irrupción del coronavirus afectó gravemente a los que ya estaban bajo la línea de la indigencia.

El escenario actual es aún más complejo porque la pandemia continúa, lo que se suma a una crisis económica por la que cada vez más personas se quedan sin vivienda.

En el Gobierno provincial hay preocupación porque el aumento de la pobreza y la indigencia podría significar que se sigan sumando familias en situación de calle.

A poco más de un año de haberse declarado el aislamiento social, preventivo y obligatorio en el país, se cumple el primer aniversario desde la puesta en marcha del Refugio Municipal de Salta, que brinda asistencia y contención a personas que no tienen un lugar para vivir.

A la fecha, un total de 15 hombres están alojados en la institución, que se encuentra en Buenos Aires al 900, pero durante 2020 llegó a alojar a 68 personas, bajo estrictos protocolos de ingreso y egreso.

El secretario de Desarrollo Social, Santiago Lynch, explicó ninguna de las personas que ingresaron en el refugio se contagiaron de COVID-19. Además, expresó que este espacio permitió que quienes que vivían en situación de calle ingresen de manera voluntaria y tengan un acompañamiento que continúa hasta que pueden mejorar su realidad y dejar el albergue.

"Al refugio yo lo llamo como un respiro, para que la gente venga y pueda estar 15, 20 días o un mes. En este contexto de pandemia, nos vemos en la obligación de restringir el ingreso de personas que quieren quedarse por una noche, dada la cantidad de contagios que hay. Si entran y salen todas las noches, es como que ponen en peligro al resto", explicó.

El funcionario también detalló que todos los residentes son asistidos por profesionales, agentes municipales y voluntarios y que cada persona recibe alimentos a la mañana, tarde y noche.

"Sin embargo, el objetivo del refugio este año es abrir un espacio con 10 camas para las personas que necesitan pasar una noche y que la gente que está como refugiada permanezca en la planta de arriba, para que pueda estar aislada del resto. La parte de abajo sería para que entren y salgan y la planta de arriba, para los que quieran quedarse un tiempo más", señaló el funcionario.

Quienes ingresan y egresan del refugio lo hacen de manera voluntaria, respetando las normas de convivencia y protocolos de actuación que son aceptados o rechazados por elección individual.

"Nosotros vamos a recibir a la noche hasta diez personas para que al otro día se puedan ir. No les vamos a pedir ninguna condición, nada más que no tengan contacto con la gente que está arriba. Ese es el esquema que vamos a armar ahora. Hoy tenemos a 15 personas, de las cuales cuatro no se mueven, se quedan. En el 2020 pasaron 62 personas por el refugio, pero a la vez llegó a haber 35, o sea, durante la misma noche", remarcó Santiago Lynch.

Llamar al 105

Cabe recordar que diferentes áreas del municipio trabajan coordinadamente. Cando algún vecino visibiliza a una persona en situación de calle debe comunicarse con la línea 105.

Siguiendo un protocolo de actuación, los preventores de la Subsecretaría de Gestión Integral de Riesgos dialogan con la persona y la invitan a trasladarse al dispositivo social de la calle Buenos Aires, donde puede pasar la noche en un ambiente seguro y tranquilo.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...